El goji, la baya tonificante

Lo que promete:

conservar la agudeza mental y el tono muscular, gracias a sus vitaminas, minerales y aminoácidos.

Efectividad.

De entre las 40 variedades de goji que existen, solo una, la Lycium barbarum, cumple con las expectativas: incremento de la concentración, mejor calidad de sueño y del estado de ánimo... Pero si, de acuerdo con los estudios, el Lycium barbarum solo presenta ventajas, en la práctica, todo se complica. La composición de las bayas (y por lo tanto su eficacia) varía según su origen. Las más valoradas se cultivan en el Himalaya, en el interior de Mongolia o en la región China de Ningxia.

Nuestro consejo:
comprar bayas secas o su jugo en tiendas bio. Los más exigentes pueden cultivarlas a partir de las semillas, haciéndolas germinar (15 días en algodón húmedo) antes de trasplantarlas. Aunque la primera cosecha no llegará hasta dos años después.

¿Lo recomendamos?

Sí, de manera preventiva. Es una forma de completar la dieta y asegurarnos de que no nos falten vitaminas. La dosis correcta: un vaso de jugo de goji o un puñado de bayas secas cada día.