mujerHoy

belleza

Rompe con los hábitos que destrozan tu piel

Aunque no lo creas, tienes peores costumbres de lo que imaginas. Y muchas perjudican tu piel sin que seas consciente. Estas son las cinco más dañinas.

Si te pasas con el azúcar...
Si te pasas con el azúcar... Fotolia

Madrid

Te pasas con el azúcar:

    La ingestión de golosinas, bebidas alcohólicas (que se transforman en glucosa en el organismo) o bollería producen un fenómeno sobre las células de la piel: la glicación, que causa un severo envejecimiento prematuro.

    ¡Ponle freno!

    Suma el total de hidratos de carbono que consumes al día para reducir su ingesta al mínimo y añade a tu rutina de belleza activos que prevengan la formación de esos productos finales de la glicación avanzada.

    A.G.E. Interrupter de SkinCeuticals (166 €).
    D.R. A.G.E. Interrupter de SkinCeuticals (166 €).

     Vives encerrada en la oficina:

      Aparte de lo mal que le va a tu vida social ser una workaholic, el problema es que te pasas horas y horas bajo la luz artificial. Y eso le pasa factura a tu rostro. Aunque crees que por estar a cubierto te libras de los daños del sol, resulta que las bombillas de LED emiten moderados niveles de rayos UV.

      Y está demostrado que la luz visible que emiten las lámparas fluorescentes típicas de los edificios de oficinas puede desencadenar melasma, un problema de hiperpigmentación de la piel que se manifiesta con al aparición de manchas.

      ¡Ponle freno!

      Tómate un descanso de flexo cada cierto tiempo y baja el nivel de brillo de la pantalla del ordenador y de tus dispositivos móviles (sí, también te expones a los daños de la luz visible desde el teléfono). Y aplica y reaplica tu protector solar con SPF 30 e ingredientes antimanchas (y mejor aún si contiene filtros físicos), incluso cuando estás en el interior.

      Además, empieza a contar en tu neceser con cremas que luchen contra el efecto de la luz visible, como hace la línea de Lancaster 365 Skin Repair. Será un buen aliado para contarrestar las muchas horas que tienes que pasar cada día en la oficina o en espacios cerrados que estén iluminados con luz artificial.

      365 Skin Repair Sérum de Lancaster (102 €).
      D.R. 365 Skin Repair Sérum de Lancaster (102 €).

      Tienes una obsesión digital que te suma años encima:

        Lo de revisar el smartphone a todas horas es peor de lo que crees. Un estudio de la Universidad de Nottingham Trent (Reino Unido) asegura que lo hacemos más de 85 veces al día y que dedicamos al móvil una media de cinco horas de atención.

        Eso es demasiado tiempo doblando el cuello hacia abajo, lo que acaba provocando falta de elasticidad y arrugas prematuras en el cuello. Y ya es tan común verlo en la consultas de los dermatólgos que los anglosajones tienen un término para estos cuellos envejecidos de forma prematura: tech neck.

        ¡Ponle freno!

        Lo de acabar con el tech neck es tan sencillo como colocar el dispositivo a la altura de los ojos cuando lo usas para cualquier cosa que no sea hablar por teléfono. Además, lleva hasta el escote las cremas que te aplicas o compra una específica para el cuello y dátela con masajes desde arriba hacia abajo.

        Resveratrol Lift Sérum Fermeté de Caudalie (51 €).
        D.R. Resveratrol Lift Sérum Fermeté de Caudalie (51 €).

        Bostezas demasiado... y necesitas dormir más:

          Seis horas de sueño como media (que es lo que sueles contabilizar entre semana) está muy por debajo de lo que necesita tu piel. Si no duermes las ocho horas de rigor, el cuerpo concentra el flujo de sangre en los órganos internos y no le da tiempo a llegar a la piel, con lo que esta no se oxigena y tampoco llega a drenar todas las toxinas acumuladas.

          Además, si duermes poco, bostezas mucho. Y cada vez que lo haces, tus ojos lagrimean y todo ese fluido provoca bolsas e hinchazón.

          ¡Ponle freno!

          Busca fórmulas que le den a la piel de esa zona todo lo que pierde en las horas de desvelo más un plus de drenaje y de corrección a largo y a corto plazo.

          Visionnaire Yeux Eyes-On Correction de Lancôme (60 €).
          D.R. Visionnaire Yeux Eyes-On Correction de Lancôme (60 €).

          No puedes renunciar al chicle:

            La insolencia adolescente hace tiempo que quedó atrás y lo mismo debería haber pasado con ese mascado constante de chicle. Además de cuidar la articulación de tu mandíbula, también hay razones beauty: el masticado constante puede producir grietas en la comisura de los labios, además de una contracción excesiva de la musculatura de la zona y un estiramiento excesivo de la piel que las rodea.

            Así estás provocando falta de firmeza en un área conflictiva y que da lugar a que tus labios inviertan su posición hacia abajo, como un payaso triste.

            ¡Ponle freno!

            Reduce tu pasión por el chicle a un par de veces a la semana como mucho y no permanezcas masticando nunca más de 10 minutos. Protege la piel alrededor de los labios con activos que refuercen sus defensas, protejan su elasticidad y corrijan la flacidez.

            Eye & Lip Contour Regenerating Cream de Shiseido (155 €).
            D.R. Eye & Lip Contour Regenerating Cream de Shiseido (155 €).