mujerHoy

belleza | MUJERHOY PARA VICHY

¿Para qué sirve un sérum facial antiedad?

Con una textura ligera, los sérums son un producto corrector antiarrugas y generador de firmeza y el mejor secreto de las pieles luminosas.

Aunque lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en una buena rutina beauty es la crema hidratante, un sérum facial es otro de los imprescindibles para presumir de una piel luminosa y suave. Sin embargo, a partir de los 35 años el rostro, menos terso, con algunos signos de flacidez y con las primeras líneas de expresión, requiere de otros cuidados específicos, como los que proporciona Liftactiv Serum 10 Supreme de Vichy, un producto corrector antiarrugas y generador de firmeza que es perfecto para mujeres a partir de 35-40 años.

Con una textura tan ligera que permite aplicar varios productos en un mismo ritual, el Liftactiv Serum 10 Supreme de Vichy tiene nueva fórmula concentrada con ácido hialurónico y Rhamnose, un poderoso azúcar vegetal con propiedades antiaging que permite una liberación del ingrediente activo dos veces superior al sérum facial clásico.

Además gracias a su textura perlada, rebosante de ácido hialurónico conocido por su efecto redensificador y rellenador, posee agentes difuminadores para perfeccionar y embellecer la piel, unos efectos difíciles de encontrar en un simple sérum.

De venta en farmacias, mejora la hidratación, la pérdida de firmeza, tonicidad y turgencia, elimina los signos de fatiga, suaviza las líneas de expresión y los rasgos marcados, aporta luminosidad y regularidad y acaba con el tono apagado. Para completar la rutina, el Agua Termal de Vichy, rica en 15 minerales únicos, es perfecta.

¿Cómo aplicar el sérum facial?

El orden en el que usamos los cosméticos es esencial para que los efectos de nuestra rutina beauty sean los deseados. De nada sirve gastarse un dineral si no sabemos aplicárnoslos. Lo ideal es usar el sérum –solo con una pequeña cantidad de producto es suficiente- por la mañana y por la noche sobre el rostro limpio y perfectamente seco en cinco puntos del rostro (frente, mejillas, nariz y mentón) y distribuirlo con movimientos de alisado desde el centro del rostro hacia fuera.