mujerHoy

belleza

9 cosas que debes saber sobre la piel grasa

¿Tu piel brilla?¿Los poros están dilatados? ¿Sueles tener granitos y puntos negros? Tu piel es grasa y tienes que saber cómo enfrentarte a ella.

La piel grasa se caracteriza por los brillos en la zona T: frente, nariz y barbilla.
La piel grasa se caracteriza por los brillos en la zona T: frente, nariz y barbilla. Fotolia

La piel grasa es un martirio para muchas mujeres, sobre todo en su juventud. Estéticamente es casi desagradable por su aspecto grasiento. Además la piel grasa presenta los poros dilatados, espinillas, granitos y brotes de acné. Otro inconveniente es que el maquillaje se estropea y no dura porque el exceso de sebo del rostro impide que se fije, sin contar con los antiestéticos brillos.

La piel grasa aparece cuando las glándulas sebáceas producen sebo de forma excesiva. Suele ir acompañada también de grasa en el cuero cabelludo lo que da lugar al pelo graso, ese que tienes que lavar casi todos los días para que muestre un aspecto presentable.

Pero tranquila, no todo son malas noticias, si tienes la piel grasa verás cómo envejeces mejor. Las arrugas salen, sí, pero más tarde y se notan menos que en la piel seca, porque es más elástica. Además la piel grasa es más resistente a algunos factores como el frío, el viento o el sol.

Esto es lo que tienes que saber sobre la piel grasa:

  1. La limpieza es fundamental por la mañana y por la noche. Pero ¡ojo! no todo vale. Debes usar productos específicos para limpiarla de forma suave, sin irritarla. Lo mejor son geles y jabones que se retiran con agua. Y tras la limpieza, siempre un tónico astringente para cerrar los poros, reducir la grasa y tonificar la piel.
  2. Y también la hidratación. Muchas mujeres piensan que la piel grasa tiene un exceso de hidratación y es un error. La piel grasa necesita hidratación diaria con productos específicos para ella.
  3. La exfolicación, tu aliada. Te ayudará a eliminar las células muertas y a que los poros se cierren, desvelando una piel más luminosa. Eso sí, no frotes fuerte, elige productos específicos para la piel grasa, aplícalos de forma suave, y solo 1 o 2 veces a la semana.
  4. Y las mascarillas. Las mejores para la piel grasa son las de arcilla. Aplícalas 1 o 2 veces a la semana.
  5. Aguantan mejor al sol que otros tipos de piel, pero necesitan protección. La piel grasa es más gruesa y resistente, pero esto no quiere decir que pueda exponerse al sol sin fotoprotector. En un principio los rayos solares pueden disminuir la secreción sebácea, pero en exceso, pueden provocar el efecto contrario.
  6. Para que el maquillaje dure más tiempo debes utilizar prebases y bases de maquillaje oil free, así como cosméticos no comodogénicos, que no bloquean los poros y tienen exceso de aceites.
  7. La higiene de tus utensilios de maquillaje debe ser escrupulosa: limpia a menudo los pinceles, las brochas, las esponjas... para que no acumulen la grasa.
  8. No hay ningún alimento que produzca grasa en la piel... pero conviene controlar el exceso de azúcar que puede hacer que las glándulas sebáceas se activen, así como las grasas de origen animal, los embutidos y las salsas.
  9. Aunque hay otros factores (desequilibrio hormonal, edad, estilo de vida...) el origen de la piel grasa suele ser herencia genética, así que paciencia, y ánimo, contra los genes es difícil luchar.

Horóscopo