mujerHoy

belleza

10 trucos de belleza de siempre… que sí funcionan

Seguro que tu abuela tenía recetas de belleza sencillas pero infalibles. Hemos decidido recordarlas porque ¡funcionan!

El pepino es un ingrediente muy presente en los trucos de belleza de las abuelas.
El pepino es un ingrediente muy presente en los trucos de belleza de las abuelas. Adobe Stock

Nuestra rutina de belleza cada vez es más larga e incluye más productos porque las marcas no paran de innovar y lanzar al mercado nuevos cosméticos. Pero frente a la innovación y la tecnología que se esconde detrás de las cremas, hay una corriente que cada vez tiene más seguidores: volver a lo natural y a lo que hacían nuestros ancestros.

Por eso hemos decidido recuperar los trucos de belleza que usaban nuestras abuelas, muy sencillos, pero eficaces. Trucos que puedes combinar con tus cremas habituales. Y para los que seguro que no necesitas comprar nada, porque lo encontrarás en la cocina de tu casa. ¡Apunta!

  1. Vinagre para un pelo más suave. El vinagre común, o el de manzana, (ojo, no el de Módena) tiene un sinfín de propiedades para la salud, para limpiar la casa y para mimar tu melena. Puedes usarlo solo, después del champú para darle brillo y suavidad, o mezclado con agua. Después eso sí debes aclarar bien tu pelo y, si puedes, secarlo al aire libre.
  2. Pepino para las ojeras y quemaduras en la piel. El pepino tiene infinidad de propiedades para la salud, y también para la piel. Si te levantas con ojeras muy marcadas y bolsas en los ojos, corta un par de rodajas y ponlas durante unos minutos en tus ojos. Verás cómo mejoran. También sirve para refrescar y desinflamar la piel irritada o enrojecida después de la exposición al sol.
  3. Sal para exfoliar y calmar el dolor de pies. Cuando tu abuela era joven no existían los exfoliantes pero sí la sal. Con la piel mojada, espolvorea un poco de sal en tus manos y frota tus piernas de abajo arriba con movimiento circulares, y luego igual en los brazos. Eliminarás las células muertas y además mejorarás tu circulación. Además, la sal es calmante. Después de un día o noche de tacones, nada como meter los pies en agua caliente con sal gorda 5 minutos. Te quedarás como nueva.
  4. Miel para hidratar la piel y controlar la grasa. La miel es un ingrediente maravilloso para la salud y también para la belleza, por sus propiedades hidratantes, antioxidantes y cicatrizantes. Si tienes la piel grasa prepara una mascarilla de miel y limón: 3 cucharadas de miel (métela en el microondas para que se suavice) y añade el zumo de un limón. Déjala actuar 20 minutos y retira con agua. La miel también es buena para hidratar los labios resecos.
  5. Limón contra las manchas del rostro. Ya te hemos contado los beneficios para la salud de beber agua con limón por las mañanas. Además, el limón tiene múltiples propiedades para la piel y uno de ellos es aclarar las manchas del rostro. Aplica una vez a la semana sobre tu rostro zumo de limón diluido en agua o té verde. Su acción es gradual, no esperes resultados de la noche a la mañana, pero si te preocupan tus manchas, sé constante y verás los beneficios.
  6. Hielo contras las bolsas y ojeras. Otro truco de belleza muy sencillo para mejorar las bolsas y ojeras es un simple cubito de hielo. Envuélvelo en una toalla o pañuelo y aplica durante 10 minutos. Verás cómo baja la inflamación. También puedes usar dos cucharillas de metal, previamente refrigeradas.
  7. Aceite de oliva para las puntas abiertas y la piel seca. Otro ‘must’ de la belleza entre las abuelas es el aceite de oliva. Puedes usarlo, entre otras cosas, para aplicarlo en las puntas de tu pelo si están secas o abiertas, y también sobre el rostro si tu piel es muy seca, o en tus manos. Con una gota es suficiente.
  8. Polvo de talco para las raíces del pelo. Ahora casi ha desaparecido, pero hace años en todas las casas, sobre todo, si había bebés, había polvos de talco. Y las abuelas los usaban para quitar la grasa de las raíces del pelo, y para dar volumen. Eso sí, hay que usar muy poca cantidad y cepillar bien para que no se note. Si eres rubia, lo tendrás más fácil.
  9. Ajo para unas uñas fuertes. Los esmaltes pueden debilitar las uñas y volverse quebradizas, rompiéndose con facilidad. El truco que usaban las abuelas funcionan, de hecho algunos fortaleceros de uñas lo incluye, el ajo. Basta con que frotes un ajo por tus uñas un par de veces al día.
  10. Agua fría para un pecho más firme. Hace muchos años cuando tu abuela era pequeña puede que no tuviera agua caliente en su casa… y usara agua fría. ¡Y qué pieles tenían! El agua fría es mejor para la piel, para tonificarla, también para las pieles sensibles y muy secas y en especial para el pecho.


Horóscopo