mujerHoy

belleza

El aroma de una amistad

Una exposición homenaje a Hubert de Givenchy reaviva la historia de la fragancia que creó para Audrey Hepburn hace 60 años.

Uno de los diseños de Givenchy en la exposición.
Uno de los diseños de Givenchy en la exposición. d. r.

"Te lo prohíbo!". Así reaccionó Audrey Hepburn cuando su amigo Hubert de Givenchy le pidió que renunciara al privilegio de ser la única mujer en el mundo que llevara la fragancia que él había mandado elaborar especialmente para ella. ¡Le estaba pidiendo que la compartiera con el mundo entero! Y al principio se negó, pero al final L´Interdit, su perfume, salió a la luz. "En cuanto la conocí me di cuenta de que era una mujer única que merecía un aura alrededor con su propio aroma", recuerda el maestro.

Esa impresión inicial se produjo en 1954. Él esperaba a una actriz que quería convencerlo para hacer el vestuario de Sabrina. Hubert entendió mal el nombre y pensaba que se iba a ver con Katharine Hepburn. "En su lugar se presentó esta chiquilla deliciosa con la que conecté al instante, que me llevó a cenar y de quien no me volví a separar nunca más". Lo cuenta desde las alturas de su porte aristocrático de metro noventa, durante un homenaje que ha recibido en forma de exposición retrospectiva en el Museo del Encaje y la Moda de Calais.

Fragancias de atelier

Entre las creaciones también hay sitio para los perfumes que marcaron hitos olfativos en la historia de la maison: L´Interdit, por supuesto, pero también Gentleman, "la primera vez que se convertía el pachuli en la encarnación de la masculinidad", explica Françoise Donche, la mujer que ha orquestado la creación de todas las fragancias de la casa durante más de 25 años. También está presente en Calais Amarige, un bouquet floral que fue un hito en los 90 y que hoy sigue vendiendo más de 300.000 frascos al año.

La actriz junto al creador.
d. r. La actriz junto al creador.
L'Interdit de Givenchy (101 euros).
d. r. L'Interdit de Givenchy (101 euros).

El primer perfume de celebrity

La negación de Audrey ("Mais c´est interdit!") se convirtió en 1957 en el nombre de un aroma mítico: L´Interdit de Givenchy. Pese a la reticencia inicial, éste se convirtió en el primer perfume de la historia asociado a una estrella: la propia Audrey, que mostraba su rostro rodeado de un velo para evocar el corazón de iris, los acordes de especias, durazno y bergamota envueltos en violeta, narciso, jazmín y lirio. Un aroma limpio que con el paso de las horas se convierte en el epítome de la elegancia sobre la piel desnuda. Como ella misma.


Horóscopo