Mucho se habla y se escribe sobre trucos y consejos para el buen cuidado de nuestra piel. Es muy habitual encontrar estilistas y demás expertos en la materia que describen con esmero las últimas tendencias de maquillaje o se declaran “enamorados” del producto estrella que cada temporada revoluciona el mundo de la cosmética. Sin embrago, existe un “eterno olvidado” en esto de la belleza: el proceso de desmaquillarse.

No dudamos en aplicarnos de forma disciplinada mil y una crema, tónico, peeling facial o mascarilla con las que conseguir, si no la eterna juventud, el envejecimiento más digno. Consideramos fundamental conocer y dominar la técnica del “must” de maquillaje de la temporada pero… ¿qué pasa cuando termina el día y nuestra piel necesita respirar?

A menudo (en un 53% de los casos, según datos del estudio de aptitudes de IPSOS) se nos olvida la importancia de una buena limpieza de nuestro rostro, sin darnos cuenta de que el desmaquillado es una parte fundamental del cuidado facial para activar el proceso de regeneración de la piel.

Un ritmo de vida frenético, la falta de tiempo para una misma, el cansancio acumulado durante la jornada, el “lo hago más tarde”, llegar a altas horas de la noche y, en definitiva, la pereza, peor enemiga de los cuidados de belleza, pueden ser la causa de nuestro “descuido”, pero nunca una excusa. Aunque no llegan al nivel de limpieza en profundidad de los productos específicos, en la actualidad existen productos muy prácticos como las toallitas desmaquillantes o los discos de algodón impregnados en loción limpiadora que pueden convertirse en una buena solución, rápida y eficaz, para salvar este problema.

Y es que, aunque muchas veces pensamos que “a nosotras no nos va a pasar”, lo cierto es que un mal desmaquillado tiene consecuencias directas sobre el envejecimiento prematuro de nuestro cutis. Al limpiar nuestra piel, además de liberarla de la máscara del maquillaje y ayudarla así a respirar, eliminamos las células muertas, el exceso de sebo y los residuos de polución que se acumulan durante el día.

Así, como señalan desde la agencia Digital PR, basándose en un estudio realizado por Nature Publishing Group, favorece la regeneración celular continuada, por lo que disminuye el envejecimiento prematuro y el deterioro de la piel.

Además, para un correcto desmaquillado, asegura Eva Escolano, de nuestra escuela de maquillaje colaboradora Elite Make Up, pasa por usar productos “especialmente indicados para la limpieza del cutis” que no sólo contienen activos especiales para retirar el maquillaje, sino principios activos que cuidan el cutis al mismo tiempo y permiten “lucir una piel luminosa y oxigenada.