Receta y trucos para conseguir una tapa de patatas bravas deliciosa

En estos días de frío y nieve, ¿quién no echa de menos irse de cañas? ¡Cómo es ese momento con los amigos tomándote una cervecita fría con su espumita y el aperitivo pertinente! Es el momento perfecto para despejarse y disfrutar de la compañía. Pero no hay buen "cañeo" si no una ración de patatas bravas en la barra, ese invento español que se extiende por cualquier buen bar de nuestra geografía.



Son miles y miles las recetas de salsa brava, pero lamentablemente debido a la comodidad, el ahorro y la elaboración industrial de todo tipo de salsas nuestra gran querida salsa brava se está echando a perder y está evolucionando a simples salsas de tomate con tabasco o salsas como ketchup y mahonesa. Por no hablar de las patatas: ya son muy pocos los locales que se molestan en pelar, cortar y freír sus patatas y no servirte esos "perfectos" tubérculos congelados.

Pues desde EatFashion te ofrecemos una receta de salsa brava y un par de trucos para que tus patatas te salganperfectas.  Necesitas: cebolla, pimiento rojo y verde, puerro, un par de ajos, tomate triturado, pimentón picante y dulce y una pizca de sal.

Pon a pochar todas las verduras con los dientes de ajo; cuando ya estén blandas, añádeles un par de cucharas de pimentón picante (si te gusta que su nombre haga referencia a tu receta) o combina dulce y picante (si te gustan menos bravas). Después echa el tomate triturado y deja cocer todo un par de minutos. Ahora bien, si eres de l@s que te gustan las salsas más densas, nuestro consejo es que pases la salsa por un pasapuré, y si te gustan las salsas más finas, primero haz uso de la batidora y después cuela la salsa con ayuda de un chino.

Para las patatas: primero las pelamos, las limpiamos y a la hora de cortar... ¡libertad total, porque en cuestión de gustos no hay nada escrito! Puedes cortarlas en bastones más o menos finos, cuadraditos o chascalas. A continuación, sólo las tenemos que meter en aceite bien caliente.

Pero... ¿no te invade la rabia cuando las patatas te quedan con buen aspecto pero duras en su interior, o peor aún.. cuando están blanditas pero su aspecto negruzco no es el más indicado?

Bueno, te vamos a dar un consejo: mete las patatas en el aceite caliente y cuando estén empezando a coger un color dorado retíralas y ponlas en papel absorbente.



Ahora vístete, maquíllate y ponte mon@, ¡tus invitados están apunto de llegar! Y cuando ya estés list@, vuelve a meter las patatas en aceite caliente. Ahora sí, cuando tengan ese color de anuncio ya las puedes sacar. Sólo falta un poco de sal... y ya puedes echarles tu salsa brava. Y si eres de patatas mixtas, añádele también ali-oli.

Ahora solo te falta una excusa (cosa que te resultará muy fácil) para reuniros en casa con los amigos y llevar nuestro querido cañeo a vuestros hogares. Y como en toda reunión de este tipo, no puede faltar la tapa por excelencia: las Patatas Bravas.

AUTORES David Rojas y Jorge Gilarranz

Diseñador y estilista (de moda) + cocinero y estilista (de alimentos).

David Rojas y Jorge Gilarranz
+info
AUTORES David Rojas y Jorge Gilarranz

Diseñador y estilista (de moda) + cocinero y estilista (de alimentos).

David Rojas y Jorge Gilarranz

¿Qué pasaría si un cocinero y estilista de alimentos y un experto en moda combinaran esfuerzos? Las consecuencias de este maridaje de conocimientos y experiencias te las ofrecemos en este blog, Eat Fasion, dirigido a todas aquellas personas que piensan que para que un plato sea más apetecible tiene que entrarnos por los ojos. Al fin y al cabo, bien presentado todo está para comérselo. Te invitamos a seguirnos y a disfrutar de nuestras recetas con glamour y de nuestros consejos de deco y lifestyle.