Carne de cañón

La violencia está por todas partes. Lo inunda todo. La situación de crisis no hace más que sacar lo peor que llevamos dentro. Nuestras malas caras, nuestros malos gestos. Y eso, en el mejor de los casos. Lo habrán notado: todo el mundo anda susceptible, de morros, trabajando más y peor, quien tenga la suerte de seguir haciéndolo, y la crisis no tarda en instalarse en casa, en la alcoba, en la salita de estar. En lo cotidiano. Ella lo ve en su entorno, en sus vecinos, en la calle. Porque la violencia, no sólo física, es un problema de todos. Social, cultural, educacional.

El otro día, una compañera le comentaba que le alertaron unos gritos de una acalorada discusión. Era la vecina de siempre. Una chica joven, la típica NI-NI, que discutía con unas palabras tremendas con su mejor amiga. Si la misma discusión se hubiera producido entre un hombre y una mujer, por la gravedad de las amenazas, su amiga no hubiera dudado en llamar a la policía. Pero esa niña responde a un patrón que ha mamado esos modos de sus padres. El padre se marchó pero las discusiones, los insultos, se quedaron.

El 25 de septiembre se celebraba el Día Internacional contra la Violencia contra la Mujer. Un día importantísimo que quedó eclipsado por las elecciones catalanas y el sueño soberanista de Mas. Porque la violencia no son sólo las muertes de mujeres a manos de sus parejas y exparejas. Un drama terrible, obviamente, pero esas 44 muertes en lo que va de año en nuestro país son sólo la punta del iceberg. Por no hablar de los feminicidios en Ciudad Juárez o de la ablación, más cerca de lo que pensamos.

La crisis se ceba con los más débiles y los más débiles, amigas, son, somos, de nuevo las mujeres. Las que deben hacerse cargo de los hijos, de las personas dependientes. Las que, con la que está cayendo, deciden que para qué van a pedir jornada reducida si no les compensa y, por esa miseria, deciden quedarse en casa y criar ellas mismas a sus hijos. Porque hay otro tipo de violencia más común, más silente, que es la de negar la igualdad de oportunidades, de crecimiento, de autonomía económica para hacer o deshacer, de ser libre para dejar de aguantar a un impresentable. O, simplemente, a alguien al que se ha dejado de amar.

Los recortes han sobrepasado la educación y la sanidad y han llegado a las casas de acogida para mujeres maltratadas, a las ayudas a la integración, a la prevención, y el abismo se hace insondable. La exclusión es buscar un trabajo y no hallarlo sin tener educación ni esperanza, ni alternativa. Repetir un patrón sin cuestionarlo. Convertirse en carne de cañón, como la vecina de su amiga, sin que a nadie le importe lo más mínimo.

Autoras En femenino

Somos nueve mujeres, periodistas, con ganas de reflexionar y compartir muchas otras cosas que nos suceden, nos preocupan o nos interesan. Te invitamos a participar de esta conversación. De esta lado estamos: Itsaso Álvarez, Leticia Álvarez, Ana Barreales, Elena de Miguel, Lalia González-Santiago, Celia Herrera, Rocío Mendoza, Laura Pintos y Sònia Valiente.

+info
Autoras
  • Itsaso Álvarez

    Periodista de El Correo

    @colombamujeres
    Itsaso Álvarez
  • Leticia Álvarez

    Jefa de Local de El Comercio, premio Ortega y Gasset de Periodismo

    Leticia Álvarez
  • Ana Barreales

    Redactora jefe de Sur.es

    @anabarreales
    Ana Barrales
  • Elena de Miguel

    Directora Innovación Editorial Medios Regionales de Vocento

    @Elena_de_Miguel
    Elena de Miguel
  • Lalia González-Santiago

    Ex directora de La Voz y actual adjunta al director editorial de Vocento en Andalucia. Blog el Rayo Verde

    Laila González-Santiago
  • Celia Herrera

    Jefa de Información de Hoy.es

    @HOY_Cherrera
    Celia Herrera
  • Rocío Mendoza

    Coordinadora editorial Medios Regionales de Vocento

    @RocioMendozza
    Rocío Mendoza
  • Laura Pintos

    Jefa de Producto Mujerhoy.com

    @credula
    Laura Pintos
  • Sònia Valiente

    Escritora, presentadora y columnnista de Las Provincias

    @soniavaliente_
    Sonia Valiente
Publicidad
Publicidad
Publicidad