Los mundos de Sofía Coppola

Directora de culto para muchos, cineasta 'snob' para todos los demás, Sofia Coppola nunca ha dejado indiferente a nadie con sus películas. Efectivamente, sus universos están siempre plagados de opulencia, algo de frivolidad y personajes que, a pesar de nadar en la abundancia, son irremediablemente infelices y vocacionalmente solitarios.

Por eso, hay quien la acusa de ser una niña pija de papá, pero lo cierto es que nadie puede negarle tampoco su destreza para escribir guiones ni su capacidad para captar la parte más deprimente de esos mundos extraños que ella parece conocer tan a fondo.

Ahora, la directora de cintas como 'Las vírgenes suicidas', 'Lost in translation' o 'María Antonieta', cuenta en 'The bling ring' la historia real de un grupo de adolescentes de Los Ángeles que, utilizando Internet para controlar los movimientos de sus celebrities favoritas, asaltaban sus mansiones, se paseaban por sus armarios como Pedro por su casa y robaban ropa de diseñador, joyas, zapatos y hasta dinero en metálico...



Hasta amasar una pequeña fortuna de tres millones de dólares. Entre sus víctimas, Paris Hilton –que le prestó a Coppola su mansión para rodar algunas escenas de la película–, Orlando Bloom o Rachel Bilson. En realidad, la directora descubrió la historia en un artículo publicado en la revista 'Vanity Fair' y titulado 'Las sospechosas llevaban Louboutins'.

Ayer, por fin, puede ver la película. Quizá, para cualquiera que no conozca la fauna adolescente de Los Ángeles, Orange County y aledaños, pueda resultar surrealista. Pero para quienes vivimos aquí y hemos coincidido alguna vez en los probadores de una tienda con un grupo de quinceañeras autóctonas, los diálogos vacuos de sus protagonistas nos resultan hiperrealistas.

En Cannes, donde se presentó la película en el mes de mayo, Coppola recibió aplausos tímidos, pero también bastantes abucheos. A mí no me pareció una obra de arte, pero me resultó entretenida. Pero qué sé yo... Su anterior cinta, 'Somewhere', sobre la solitaria existencia de una estrella de Hollywood que vive en el mítico Chateau Marmont, me pareció aburridísima y, en cambio, se llevó el Leon de Oro en el Festival de Venecia.

Las interpretaciones, de actores semidesconocidos como Taissa Farmiga, son brillantes, aunque Emma Watson, que también está bien, me resultó pelín sobreactuada a ratos. Pero quizá la crítica social por la fascinación acerca de la vida de las celebrities y la frivolidad de los quinceañeros norteamericanos se quede algo corta.

Estoy de acuerdo con lo que dijo el 'Hollywood Reporter' en su reseña. “Hay una pizca de crítica social, pero Coppola parece sentirse demasiado a gusto en el mundo que se supone que quiere criticar”. Tal cual.

Autora La espía

Mi código postal: 90210. Mi trabajo: espiar a mis famosísimos vecinos de mi barrio y aledaños.

La espía
+info
Autora La espía

Mi código postal: 90210. Mi trabajo: espiar a mis famosísimos vecinos de mi barrio y aledaños.

La espía

Te cuento lo que se dice en los pasillos de los estudios de cine y TV, los hoteles de lujo y los restaurantes de moda de Los Ángeles, la única ciudad capaz de ser decadente de día y glamurosa de noche.