Muy bien, gracias

Right!

  • El otro día leía en un blog una reflexión con la que me sentí muy identificada. Venía a decir que, en estos tiempos en los que estamos rodeados de desgracias, decir que estás feliz te da hasta vergüenza. Lo general en estos casos es contestar al clásico "¿qué tal?" con un "bueeeeno", "tirando" o "no estoy peor", por lo que, cuando me sale decir "muy bien, gracias", termino por sentirme culpable. 

Yo he sido una de esas personas que se han quejado por auténticas tonterías en muchos momentos, y que han visto el vaso medio vacío cuando no tenían motivo por el que hacerlo. Sobre todo en las últimas semanas, cuando me he agobiado por el dinero, por el tiempo... ¡hasta por un vestido!. Cosas que realmente carecen de valor frente a lo realmente importante. 

No se si es esto de la Navidad que dicen que nos vuelve más sensiblones, pero he llegado a un punto en el que he decidido echar el freno y aprender a mirar las cosas con algo más de perspectiva. Ya hay suficientes situaciones horribles en el mundo como para protestar por estupideces. Una boda no deja de ser más que la unión entre dos personas que se quieren, el resto es algo totalmente secundario (aunque quiera seguir haciéndolo lo mejor posible).

Poco a poco todo marcha, y al final todos esos miedos, inseguridades y agobios terminarán por desaparecer. Puede que de las 50 cosas que hay apuntadas en nuestra lista de detalles pendientes para la boda no haya tachadas más de tres, pero las ganas y la ilusión todo lo pueden, y el momento de disfrutar ha llegado. ¡Que nadie nos haga sentir culpables por tratar de ser felices! 

Sigue el Blog Hasta que la boda nos separe en Facebook

Y Recuerda que aún estás a tiempo de conseguir una sesión de fotos pre boda, ¡gratis! Pincha aquí para participar.  

Autora María Aguirre

Fui novia en apuros en busca de la boda perfecta. Ahora te acompaño desde la barrera hablando de novias, vestidos, anillos y algún que otro quebradero de cabeza.

María Aguirre
+info
Autora María Aguirre

Fui novia en apuros en busca de la boda perfecta. Ahora te acompaño desde la barrera hablando de novias, vestidos, anillos y algún que otro quebradero de cabeza.

María Aguirre

Fui novia en apuros en busca de la boda perfecta. Superada la prueba, volvería a decir "sí" un millón de veces más. ¿Tu también te casas o tienes boda a la vista? Acompáñame en este espacio sobre ceremonias, vestidos, anillos, banquetes y algún que otro quebradero de cabeza. Escríbeme a bloghastaquelabodanossepare@gmail.com