Quién me mandaría a mí...

Jennifer López en una escena de la película 'Planes de boda'

  • Hasta hace unos meses, pensaba que era una persona organizada capaz de seguir al dedillo cualquier planificación que me mandaran o que yo misma hiciera. Es más, me he hartado de decir una frase que ahora resuena en mi cabeza como si me lo estuviera diciendo una niña repelente: "yo es que funciono mejor bajo presión". ¡En qué hora! 

Hoy debo confesar algo que seguramente lo leáis en otros blogs de bodas, y que pocas de vuestras amigas, hermanas, primas, compañeras de trabajo o cualquier otra persona que haya pasado por el altar os haya dicho se haya atrevido a decir: hay días que dan ganas de tirar la toalla.

Por supuesto no me estoy refiriendo a lo que significa el matrimonio (que en mi opinión, si eso no lo tienes claro desde el primer momento, estarás cometiendo un grave error), sino al momento en el que renuncias a organizar algo sencillo y pasas a montar el bodorrio del siglo. Ahí es cuando todo empieza a desbordarse. 

Porque organizar una boda no es fácil. Que no os engañe Hollywood. No todas podemos permitirnos tener "una Jennifer López" que nos monte la ceremonia perfecta en dos días, y organizarlo entre dos es de todo menos tranquilo. No os voy a negar que hay momentos muy felices, de risas, llenos de ilusión y emocionantes, pero también hay muchos otros en los que no puedes evitar decir aquello de "Quién me mandaría a mi meterme en esto". 

La lista de invitados cada vez es mayor, las cuentas siguen sin cuadrarte y la famosa lista de tareas con la que tanto os he aburrido no cesa nunca. Tu escaso tiempo libre va dedicado exclusivamente a ello, y ponerse de acuerdo no siempre es tan sencillo. Porque aunque los gustos de la pareja sean los mismos (como es nuestro caso), a veces se cruzan tantas opiniones, visiones y puntos a tener en cuenta que no sabes por donde tirar. Y las discusiones surgen. Pero también se solucionan y sirven para unir más.

Así que, tranquilas porque este no es un mensaje de desilusión ni muchísimo menos. Todo lo contrario. Es una advertencia para que no os pase como a mí y aprendáis desde ya que hay que tener paciencia. De modo que si estáis pensando en pasar por esto hacedlo, porque a pesar de los agobios y los nervios, estoy segura de que, al final, todo habrá compensado. Los momentos de felicidad superan con creces al resto. No, si al final va a tener razón Hollywood...


¡Sigue el Blog Hasta que la boda nos separe en Facebook!

Autora Missu

Diario de una novia en apuros en busca de la boda cuasiperfecta.

Missu
+info
Autora Missu

Diario de una novia en apuros en busca de la boda cuasiperfecta.

Missu

Diario de una novia en apuros en busca de la boda cuasiperfecta. El que pensaba que elegir pareja y decir "sí, quiero" era la única decisión a tomar estaba muy equivocado. Soy Missu y comienzo este blog cuando falta exactamente un año para el gran día. Os invito a acompañarme en esta cuenta atrás llena de preparativos, nervios e ilusión. E-mail: bloghastaquelabodanossepare@gmail.com

Publicidad
Publicidad
Publicidad