Había pensado dedicar el primer post de este oportuno espacio que me ha cedido Mujerhoy.com a una mujer referente, inspiradora. Alguien cuya trayectoria determinara la tendencia de lo que va a ser mi blog, dedicado a las muchas e interesantes experiencias que me brinda el trabajar al frente de la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid. Pero el momento de escribir el primer –y por eso siempre el más difícil y temido – comentario se acercaba y me he puesto a pensar en las últimas semanas… ¡Qué difícil elegir por dónde empezar! 

Este mismo domingo sin ir más lejos. Se conmemoraba, sí, el Día de la Madre. Pero también, feliz coincidencia, se celebraba la Carrera de la Mujer en Madrid, la más popular de las carreras femeninas europeas, cuyos fondos se destinan cada año a la Asociación contra el Cáncer. Este año había varios cambios en su programa habitual: un nuevo y más largo recorrido, el número de corredoras y… que yo también me había comprometido a participar, para mostrar mi compromiso con la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

Cuando sonó el despertador ese domingo, poco antes de las 7, y vi el cielo azul de Madrid tras varias semanas sin sol, todo se sucedió ya sin pausa: un café rápido, la ropa deportiva y ¡allá voy! Al acercarme al Parque del Oeste, tenía la sensación de ir volando, una gotita más en la inmensa marea rosa que avanzaba hacia el punto de salida. Preparadas, listas… y, entre música, risas y gritos de ánimo, las autoridades dieron la salida. Y entonces, milagro, los 22.000 pares de piernas de las participantes inscritas en esta edición se pusieron en marcha. Las mías… también.

Paseo de Camoens (¡vaya cuesta arriba para empezar!), Pintor Rosales, calle Mayor, Puerta del Sol, calle del Carmen, Bailen, Ferraz (parece mentira, pero es ¡puritita pendiente!) y, regreso al Paseo de Camoens donde alcancé, por fin, la meta. En el camino, cientos de experiencias conmovedoras: amigas que se animan a seguir avanzando, mujeres mayores que caminan apoyadas en otras más jóvenes, corredoras que tienden botellines de agua a otras corredoras, los piropos de los miles de amigos, hermanos, maridos, hijos, novios, compañeros y padres a ambos lados del recorrido.

Y un momento irrepetible: las corredoras que hemos salido al principio nos cruzamos con las que aún apenas comienzan la carrera y surge espontáneo el aplauso, agotado pero orgulloso de las primeras, ilusionado y aún expectante de las segundas.

Y ahora, con el relato de mi experiencia en la Carrera de la Mujer de este domingo, caigo en la cuenta de que no hay mejor referente ni historia más inspiradora que la fuerza de todas esas mujeres juntas, de las mujeres que cada día defienden su vida, familia y trabajo, en definitiva mueven el mundo, en una vieja contienda por ganar sus pequeños espacios de libertad.

También me doy cuenta de que he salvado el momento terrible de escribir mi primer post. ¡Hasta muy pronto, queridas amigas!

Autora Laura R. de Galarreta

Directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid.

Laura R. de Galarreta
+info
Autora Laura R. de Galarreta

Directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid.

Laura R. de Galarreta

Soy la directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid. Quiero compartir con vosotras mis reflexiones y actividades relacionadas con nuestro mundo, los problemas que le afectan y las posibles soluciones o respuestas de la Administración. En pleno siglo XXI, la batalla diaria de muchas mujeres por la libertad e igualdad de oportunidades continúa. Os invito a dejarme vuestros comentarios.