Mónaco volvió a acoger un año más el tradicional Amber Lounge Fashion, un evento organizado con el objetivo de recaudar fondos para las para olimpiadas, y donde la protagonista absoluta fue Charlene Wittstock, la prometida del Príncipe Alberto de Mónaco.

La sudafricana se convirtió en el centro de todas las miradas, no solo por ser una de las homenajeadas de la noche debido a su labor deportiva y solidarias, sino también por su belleza. Charlene acudió del brazo de Alberto, vestida con un top de pailletes palabra de honor en negro y pantalón de pata de elefante del mismo color, con el que estaba guapísima. 

Éste es uno de los últimos actos en los que podremos ver a la pareja como solteros, ya que el enlace está previsto para el 1 de Julio en Mónaco (ceremonia civil) y 2 de julio (ceremonia religiosa).