La de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton (ahora Duquesa Catalina de Cambridge) ha sido la boda del siglo y, como no podía ser de otra forma, su historia de amor debía tener un marco de cuento para vivir su luna de miel. Según confirman medios como The Guardian o US Magazine el lugar elegido, durante mucho tiempo en secreto, parece haber sido la Isla Desroches, en Seychelles, un auténtico paraíso en el el que lujo, romanticismo y unas playas que invitan a la fantasía se dan la mano.

Las 115 islas que forman el archipiélago de las Seychelles son pequeños edenes en miniatura, pero de todos ellos, uno en especial se ha convertido en un auténtico escenario de cuento de hadas: Desroches, el lugar que parece que han elegido Kate y Guillermo para vivir su luna de miel y donde ya pasaron, según recoge The Guerdian, "las mejores vacaciones de su vida" en 2007. 

A tan sólo 45 minutos en jet privado desde el aeropuerto de Mahé, es una auténtica porción del paraíso recientemente abierto al turismo más selecto: arrecifes de arena con lagunas poco profundas y playas perfectas de aguas turquesas donde se puede disfrutar del amor y el lujo como en una novela rosa, fuera del objetivo indiscreto de los paparazzi . Además, el Príncipe Guillermo tiene alquilada una villa en el único resort existente en la isla, por lo que Kate y el heredero británico tienen asegurado el relax y la discreción.

Desroches Island Resort es un complejo de lujo compuesto por 20 junior suites y 28 villas de cuatro dormitorios cada una, todos con vistas al mar y a tan solo unos pasos de una playa de arena blanca y agua cristalina. En una de estas lujosas estancias, distribuidas alrededor de una zona central compuesta por restaurantes, piscinas y spa en medio de jardines tropicales es donde se alojan los actuales Duques de Cambridge.