El príncipe Guillermo de Inglaterra y su esposa Kate han abandonado el Palacio de Buckingham en un Aston Martin descapotable conducido por el novio hasta Clarence House, la residencia oficial de su padre.

El vehículo, propiedad del Príncipe de Gales, estaba decorado especialmente para la ocasión con lazos con los colores de la bandera británica y una matrícula en la que se podía leer 'Ju5t wed', 'recién casados' en inglés, con un juego entre letras y números.

El paso de la pareja hizo las delicias de los miles de personas que aún se encontraban en la zona y los propios novios se mostraron sonrientes durante todo el corto trayecto que separa el palacio de la residencia de Carlos de Inglaterra, en el que no dejaron de saludar en respuesta a la ovación de los curiosos, mientras uno de los helicópteros del cuerpo de la Real Fuerza Aérea para el que trabaja Guillermo los escoltaba desde el aire.