El 29 de abril de 2011 el mundo entero fijó sus ojos en Kate Middleton. La joven se convertía en esposa de Guillermo de Inglaterra y así, en la Princesa Catalina, duquesa de Cambridge. El día de su boda, la novia lució un espectacular modelo de Sarah Burton para Alexander McQueen, y las alabanzas por su buen gusto y su estilo la encumbraron al instante como la nueva 'trendsetter' del momento.


Un modelo con escote en uve cubierto por encaje y amplio volumen en la falda firmado por McQueen fue el "culpable" de que Kate Middleton se convirtiera en una auténtica reina de estilo el día que oficialmente empezaba a ser princesa.

Como era de esperar, su vestido no ha tardado en ser imitado. Pero esta vez, nada de 'mercado B'. 
Shala Moradi
, diseñadora de la casa de moda Faviana, ha sido la encargada de poner en circulación una réplica exacta a simple vista del McQueen que lució Kate Middleton el día de su boda. ¿Quieres parecer una auténtica princesa vestida de blanco?