Aunque la tónica general de la boda ha sido la del minimalismo y los tonos pastel, hay que destacar alguna que otra invitada que ha destacado no precisamente por su elegancia y sencillez. 

Estampados demasiado atrevidos, colores excesivos o tocados imposibles han sido los principales causantes de estar incluidas en esta lista de las peor vestidas de la ceremonia.

Destacan las Princesas Eugenia y Beatriz, hijas de Sarah Ferguson y el Príncipe Andrés.