mujerHoy

celebrities | Opinión

Dos siglos de cultura lírica

Anne Igartiburu

Esta semana Anne Igartiburu repasa la trayectoria del Teatro Real y su importancia para la cultura.

Esta semana he asistido a la inauguración de la nueva temporada de ópera del Teatro Real. Una temporada llena de expectativas, que mira al futuro apoyándose en un gran pasado. Se celebra ahora el Bicentenario del Real, el teatro de referencia en España durante 200 años y que vive ahora su esplendor con una programación cada vez más atractiva y enriquecedora para la cultura de la ciudad y del país entero. Si hace 20 años los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía apostaban por la reapertura del teatro, son ahora don Felipe y doña Letizia los que toman el relevo de ese compromiso con más intensidad aun, por un país a la altura de lo que merece.

Ha sido de agradecer que los Reyes acudan a un acto así, atendiendo a todos los presentes con afecto y mostrando que no hay nada mejor para celebrar un cumpleaños como el de la Reina, que pasar una velada en el palco de tan importante institución. Y es que esto incumbe a todos para poder tener un país inquieto por la música y el arte en general. Sí, España es, ha sido y será, si nosotros ponemos el alma, cuna de grandes artistas líricos, que han llevado ese prestigio por todo el mundo demostrando el talento que tenemos en esta tierra.

Me detengo aquí para mencionar nombres como Victoria de los Ángeles, Teresa Braganza, Josep Carreras, Montserrat Caballé, Alfredo Kraus y el inconmensurable Plácido Domingo. Existe además una lista infinita de artistas de generaciones más recientes que pisa teatros de toda Europa dando lo mejor de sí, continuando esa tradición gloriosa y única. No olvidemos que hace ya casi 300 años, cantantes como Isabel Cobrán, Manuel García, María Malibrán y Francesc Viñas pusieron las primeras piedras del tesoro de grandes divos que hoy tenemos.

El equipo del Teatro Real se ha volcado en cuerpo y alma para abrir las puertas del espíritu operístico a la calle. Y también llevarlo a los colegios, a los más jóvenes, o cerrando acuerdos con grandes entidades para colaboraciones futuras que hagan posible seguir expandiéndose. Ha acercado la ópera con un programa amplio y valiente, en el que se conjuga lo tradicional con lo vanguardista. Llevando la ópera a los cines a través de la proyección de su programa y retransmitiendo vía streaming o Facebook de manera pionera. Enhorabuena por ello. Ya en su día el Teatro Real de Madrid fue referente para otros teatros europeos. Cuando paseo por sus salas, admiro su escenario y foso o descubro los nuevos medios técnicos del Real, imagino cómo serían aquellas tardes de ópera hace 100 años. Hoy ya están sentadas las bases, con mucho esfuerzo por parte del Patronato y Dirección General y Artística para que nuestro teatro sea eso, ‘real’, verídico, nuestro y digno de mención y orgullo, en coherencia con lo que ha sido a través de los tiempos la cultura operística de nuestro país.

Música para la ocasión

Obertura de la ópera 'EL HOLANDÉS HERRANTE', de Richard Wagner.