mujerHoy

celebrities | Entrevista

Elsa Pataky

actriz

¿Cuarto hijo? Absolutamente no

Elsa Pataky duarnte la presentación de su última colaboración con Woman'Secret.
Elsa Pataky duarnte la presentación de su última colaboración con Woman'Secret. cordon press.

La actriz pasó por Madrid para presentar su último proyecto. venía con toda la familia a cuestas. una familia, que se encargó de dejar claro, que no crecerá.

A Elsa Pataky le ocurre un poco aquello que criticaba el 'The New York Times' de Lola Flores en su primer tour por la ciudad de los rascacielos: "Ni canta ni baila, pero no se la pierdan". Sin ningún talento reseñable es una de las españolas más archiconocidas del mundo. Los españoles deberíamos estar orgullosos de los protohombres y protomujeres que llevan nuestros colores más allá de nuestras fronteras.

Y Pataky tiene el mayor de los talentos: ser ella. Punto. Eso sí que es fama. Por eso, no se le hacen los dedos huéspedes a la hora de buscar trabajo. Ni se le caen los anillos de esos mismos dedos a la hora de haber dejado su carrera aparcadita en espera de que sus niños crezcan. A fin de cuentas, que nade un día nublado retando a las olas del arrecife de coral que hay al ladito de su casa ya es noticia. Aunque solo se moje el trasero. Y vaya trasero...

Estoy ensayando con unas bailarinas varias horas al día"

Por este motivo y muchos más, como una figura por la que matar, y unos ojos, y un lunar en el labio, y una cabellera rubia walkiria propia de la mujer de Thor... es imagen de Women’Secret por tercera colección consecutiva. "Evolucionamos juntos, los dos, al mismo tiempo", afirma la protagonista de Ninette y del nuevo publifilm musical de la firma, en esta ocasión inspirada en el cabaret. "Por eso estoy quizás tan delgada, porque estoy ensayando con unas bailarinas varias horas al día", nos contaba.

Eso le ha hecho volver de las antípodas y, veintitantas horas después, mostrarse ante la prensa con su nueva incursión publicitaria. Un viaje en el que se ha traído a toda la prole. Una oportunidad perfecta para que los niños profundicen en la lengua de Cervantes –de una manera un tanto 'sui generis', todo hay que decirlo–.

Inculcar el español

"Yo les hablo en español siempre siempre. Pero cuando están allí me contestan en inglés. Al fin y al cabo es el idioma que se habla allí. Pero me ha sorprendido que en este viaje, mi hija la mayor lo tenía en la cabeza y lo está soltando. El otro día jugando al parchís me decía: 'Soy hambre'. Y me hace mucha ilusión porque el esfuerzo que hacen por hablar español es muy valorable". ¿Ese 'soy hambre' significa "me la como y me cuento 20"? Los misterios de los idiomas son inescrutables.

Porque una vez más, Elsa sorprendió por su excelente figura, su acento anglo al que ya nos hemos acostumbrado y bueno, es normal, y su momento madre coraje. Muy madre coraje... pero tampoco nos vengamos arriba ¿eh? Elsa, tendrás un cuarto hijo? "No. Espera: absolutamente no. Tres son ya suficientes".

De momento estamos en un sitio en el que queremos estar aislados del mundo"

Ahora, mientras (no) se lo piensa, su maternidad parece cosa de otro siglo... "¿Vuelta al trabajo? De momento, estamos en un sitio en el que queremos estar aislados del mundo y nos gusta. Vivir en plena naturaleza y fuera de las grandes ciudades, que es también como me gusta cuidar a mis hijos. Es momento de estar en el pueblo. Perdidos". De hecho, estará tan perdida que no irá a la boda de su ex Fonsi Nieto. Que si no estuviera así de perdida, igual iba...

Aislados del mundo

Claro, luego pasa lo que pasa, que por muy hijos de dos estrellas de Hollywood que sean, esos tres retoños podrían pasar por amish sin necesidad de llevar un petito de tergal. Exacto, que llegan a una ciudad como Madrid, y, a juzgar por lo que Elsa cuenta, deben de alucinar. "La anécdota es buenísima. Donde vivimos no hay muchos coches y cuando los ven dicen: 'Carreras, carreras de coches'. Porque nunca han visto tantos coches juntos y tantas motos. Están chiflados. Y las escaleras mecánicas, que no saben cómo utilizarlas. Y eso me parece supertierno. Porque están acostumbrados a ver insectos, serpientes, telarañas, y esa ilusión que tienen al ver la ciudad tras los cristales me encanta". Pobres.

Ahora, ella sí que se pone sus buenos conjuntitos sexis de Woman’Secret. Eso sí... Pero tiene una explicación: echa de menos la picardía española. Sí, sí. La picaresca incluso. Y ese es el leitmotiv de la colección de la firma catalana y, qué diablos, la picardía con la que ella enamoró a su Chris Hemsworth. A fin de cuentas, confiesa, la picardía y la delgadez son parte de su naturaleza como mujer. "Naturaleza propia", por sí nos quedaba la más mínima duda.

Familia en chándal

Y mientras Chris sigue de aquí para allá, ella lo hace persiguiendo a los niños Y que nadie se piense que no está valorando ofertas o que no le llega ninguna. Ha rechazado muchas. Muchísimas. Pero condictio si 'ne qua non': tienen que ser siempre compatibles con su familia. Y luego, la historia, el reto, el director... Y un dato, antes en España que en Estados Unidos, porque aquí, afirma, sí que hay talento.

Me lo curro muchísimo para estar así"

Y si no, siempre le quedara el gimnasio. Elsa está a punto de sacar al mercado su cuarto libro, porque tiene naturaleza propia de delgada, no se olviden, pero dice muy alto: "Me lo curro muchísimo para estar así". ¿En qué quedamos?. Y que ese recinto lleno de máquinas y olor a desinfectante es el parnaso ideal de la familia. "Mi hijo se va al gimnasio con su padre. Una de las cosas más bonitas de tener niños es inculcarles el deporte. Mi marido se lleva su batido de proteínas y mi hijo va con su Nesquik con agua en su botella. Yo me muero cada vez que los veo". Familia en chándal, familia unida.