mujerHoy

celebrities

Isabel Preysler: "No ha habido anillo de pedida"

Asegura que Mario Vargas Llosa le ha pedido matrimonio pero ella aun no ha dado una respuesta, no porque se haga de rogar, sino porque se está tomando su tiempo.

Isabel Preysler durante su posado ante los medios en la cena organizada por Rabat y Rolex.
Isabel Preysler durante su posado ante los medios en la cena organizada por Rabat y Rolex. Gtres

Leyendas sobre Isabel Preysler hay muchas, pero nunca han podido confirmar que alguna de esas fábulas la haya protagonizado la llamada Perla de Manila. Ese es uno los apodos que, como los rumores, algún día le colgaron y ahí se quedaron, pendiendo entre la realidad y la ficción.

Después de décadas como personaje habitual de la prensa de sociedad, Isabel sigue siendo un misterio, quizá por su magnetismo o tal vez porque tiene la útil habilidad de hablar sin decir nada, y eso es casi un arte. Hay que tener mucha mano izquierda para dar una respuesta que deje satisfecho al interlocutor pero que no contenga carga informativa alguna. Y en eso ella es la experta.

¿Cómo es Isabel Preysler? Quizá solo quienes están cerca pueden responder a esa pregunta. Y entre ellos está el escritor Mario Vargas Llosa, su pareja desde hace más de un año.

La filipina asistió hace unos días a una cena organizada por la joyería Rabat y la firma Rolex para celebrar que la marca de relojes ha aterrizado en su establecimiento, pero como imaginarán, tampoco dio muchos detalles sobre su relación. ¿Cuándo va a haber boda?, le preguntamos. «No lo sé», dijo con una sonrisa.

Lo que sí confirma es que hubo una petición por parte de Mario. Eso sí, sin toda la parafernalia que se asocia a un momento como ese. «No hay anillo de pedida. Somos diferentes. Tampoco regalo, somos más espirituales». Por si se lo preguntan, el Nobel tampoco hincó la rodilla en tierra. «Vais a pensar que somos unos sosos», exclamaba Preysler riendo.

«Fue una noche cenando tranquilamente», cuenta por todo detalle del momento de la famosa pregunta, a la que aun no ha respondido. «No he contestado todavía. Pero no me estoy haciendo de rogar, simplemente me estoy tomando mi tiempo», explicó.

Eso sí, tiene claro, como ya ha asegurado en más ocasiones, que de producirse el enlace, ella no iría de blanco y «preferiría que no fuera una boda multitudinaria». Pero no piensen que ese tiempo que se está tomando es un síntoma de que se les está rompiendo el amor, nada de eso. La socialité asegura que está feliz, viviendo «un momento de paz».

Algo que tampoco enturbia la resolución de la herencia de quien fuera su último marido, Miguel Boyer, que parece que ya está próxima. De ella se está encargando Christian, el hermano de Boyer, y ella tiene fe en que en unos meses el asunto esté cerrado. «Vamos a ver si es antes de finalizar el año», comenta con brevedad.

Durante su corta aparición ante la prensa, también habló de la polémica que ha creado Un amor de Oriente, el nuevo libro de Pilar Eyre, que asegura no haber leído. «Con Pilar no he hablado. Me he enterado del libro ahora, cuando he vuelto a España. No estoy segura de que sea yo. Por lo que me cuentan, en el libro no pone mi nombre. Lo único que no entiendo es por qué utilizan mi nombre y el de Julio para hacer marketing».

Y añadió: «A Pilar Eyre la he visto dos veces en mi vida. Y una vez, me hizo una entrevista y me preguntó muy poco, creo que nada sobre mí». Pero es que saber sobre ella no es tarea fácil. Después de 40 años copando portadas, sigue siendo un misterio.

Seguro que también te interesa...

Los secretos del libro del que todo el mundo habla

¿Qué opina Julio Iglesias de Mario Vargas Llosa, el amor de su exmujer?

Los amores de Isabel Preysler