mujerHoy

celebrities

Shonda Rhimes, así es la reina de la ficción americana

La televisión estadounidense ha encontrado a su nueva reina Midas: todas las series que llevan el sello de Shonda Rhimes son un éxito.

Shonda Rhimes flanqueda por las actrices Viola Davis (izda.) y Ellen Pompeo, protagonistas de 'Cómo defender a un asesino' y 'Anatomía de Grey', dos de sus series más exitosas.
Shonda Rhimes flanqueda por las actrices Viola Davis (izda.) y Ellen Pompeo, protagonistas de 'Cómo defender a un asesino' y 'Anatomía de Grey', dos de sus series más exitosas. gtres

Está detrás de Meredith Grey y de Olivia Pope. También de Cristina Yang, de Annalise Keatting y de Addison Montgomery. En realidad, muchos de los grandes personajes femeninos televisivos de la última década llevan su impronta. Mujeres fuertes y con carácter que sufren por amor pero a las que ni el hombre es capaz de doblegar.

Es mujer, madre, negra y supera los 45 años. Shonda Rimes es única en su especie. Y sí, la dama más poderosa de la industria. 'Anatomía de Grey', 'Scandal' o la recién estrenada por Mediaset 'Cómo defender a un asesino' son suyas.

Los premios recibidos

Por eso, cuando se subió al escenario de los premios del Sindicato de Productores no dudó en aceptar el galardón sin morderse la lengua: «Voy a ser totalmente sincera, me lo merezco por completo». Y no es que esté muy pagada de sí misma, que podría, es que en un momento en el que Hollywood es más pacato que nunca, ella rompe con las normas. Y lo hace con un éxito inigualable. Porque dicen que no solo es la reina de la tele, sino también de las series que todo el mundo ve pero nadie quiere reconocer.

Ella jamás saldría en una estadística porque es más fácil negarla que aceptar el vicio de quedarse boquiabierto con sus tramas. Porque hoy Rhimes cuenta con un día en la cadena ABC dedicado única y exclusivamente a 'Shondaland', es decir, a sus producciones. Pero hubo un momento en el que la 'showrunner', un puesto que combina las responsabilidades de dirección creativa y de producción, fue plumilla de películas para teenagers como 'Crossroads' (2002, protagonizada por Britney Spears) y 'Princesa por sorpresa' (2004).

Pero se quedó embarazada y en un día se tragó toda una temporada de la serie '24', y las tres primeras de 'Buffy cazavampiros'. Su vida dio un vuelco. Y pensó: «Basta ya». Basta ya de mujeres secundarias, esposas melifluas y chicas absurdas, necesitamos ver mujeres de verdad.

Porque Shonda se crió entre mujeres como sus heroínas. Su madre, de hecho, se graduó en la universidad a la vez que cuidaba de ella y de sus cinco hermanos. Estudió con la novelista y premio Nobel Toni Morrison, que fue su inspiración para dedicarse a escribir en lugar de hacer carrera en la publicidad. Y la productora Debra Martin Chase le dio su primera oportunidad contratándola primero como becaria y luego, como guionista. «No vivo en una burbuja. Tampoco soy una antropóloga. Vivo en un mundo donde las mujeres trabajan duro», ha dicho.

Los próximos proyectos de Rhimes

Por eso, pese a que en este momento pudiera parecer que vive entre los despachos y las playas de Malibú, ella sigue en la escritura de los guiones de sus series ('Anatomía de Grey', 'Scandal', 'The Catch', vendida en 186 países antes de su estreno y 'Cómo defender a un asesino'), está a cargo de los equipos de guionistas y aunque la dirección de cada episodio está supervisada por diferentes personas, ella dispone de los destinos de todas. De hecho, supervisa línea por línea cada guion, tanto que el texto no es negociable. Los actores no pueden cambiar ni una palabra.

Como se habrán dado cuenta, tras 12 temporadas de 'Anatomía' sabe cómo asistir en un parto o intervenir en una apendicitis. Al menos, de boquilla. Lo suyo no para. Rhimes ya está pensando en un nuevo producto. Para él ha elegido a una de las cabezas pensantes de 'Scandal', Paul William Davies. Juntos están dando forma a un drama legal. La Corte Federal de Manhattan será el escenario de 'Still Star Crossed', inspirarada en la historia de Romeo y Julieta, donde la protagonista estará obligada a casarse con el mejor amigo del fallecido Romeo. Sonroja, pero será un éxito arrollador. ¿O alguien se atreve a apostar lo contrario?

Quizá también te interese

El final de Anatomía de Grey: adiós al doctor macizo

Shonda Rhimes, anatomía de una triunfadora