mujerHoy

celebrities

¡No sin mi representante! Así son los negociadores de las estrellas

Más allá de la polémica entre Belén Esteban y Toño Sanchís, conviene conocer mejor la figura de un representante y en qué consiste su trabajo.

Así se manejan las carreras de los famosos en nuestro país.
Así se manejan las carreras de los famosos en nuestro país. cordon press / redes.

"Algunos creen que un representante es un gestor, un coach, un acompañante, un asistente que te lleva las maletas… Y no, un representante vela por la carrera profesional del representado, firma el mejor contrato posible y supervisa que se cumpla. Tampoco lleva sus cuentas", cuenta Pilar Yuste, una de las agentes más importantes del universo Mediaset.

"Además, debe de tener una visión global: en el caso de participantes de un 'reality', por ejemplo, tiene que agitar las redes, cuidar a los fanes, elegir con cuidado quién lo defenderá en plató y, si es un familiar sin experiencia televisiva, marcarle unas pautas. Yo pongo la misma ilusión y esfuerzo en cada uno de ellos, ya sean muy conocidos o no, porque todos se merecen el mismo trato".

El cara a cara

Con 15 años de experiencia, Yuste se mueve con facilidad en el terreno de los realities, aunque "hoy en día no puedes especializarte en un género, todo está interrelacionado. Un concursante puede acabar como actor en una serie o como presentador, porque se han diluido las fronteras en los medios actuales. Al final, lo que se busca es gente que funcione, que conecte con la audiencia".

Algunos vienen con una ambición a corto alcance"

pilar yuste

A ella la buscan todos los aspirantes a tronistas, supervivientes o grandes hermanos: "Pedimos que nos manden un CV y una foto reciente y organizamos una entrevista". Es en ese cara a cara cuando funciona la intuición: "Algunos vienen con una ambición de corto alcance: quieren ir a un programa, hacer bolos y poco más. Otros, entienden que hay que esforzarse. Eso es lo que yo les pido: prepararse, cuidar la imagen, manejar las redes… Tengo una máxima: ahí tienen la silla, pero no soy quien se sienta en ella. De su actitud en el plató y del juego que den va a depender su futuro".

Si tuviera que poner un ejemplo de trabajo bien hecho, no duda: "Tamara Gorro. La he visto crecer profesionalmente, estudiar los guiones, mimar los detalles… Todo".

El mundo de los bolos es un universo paralelo. Una de las grandes empresas que lo manejan es Telegenia, del grupo Shine Endemol. La misma productora de Gran Hermano se encarga de gestionar las multitudinarias visitas a las discotecas de los concursantes, variando el caché en función del tirón popular –entre 500 y 1.500 euros– y reservándose hasta un 30% de las ganancias. En el cine y la tele, ese porcentaje oscila entre el 10 y el 15%. En el caso de la publicidad, que incluye campañas o impactos en las redes sociales, el margen varía en cada caso.

Leer bien el contrato

En cuanto a las polémicas acusaciones de fraude, Yuste se pregunta "si la gente lee bien los contratos, porque hay cosas que no se deben firmar nunca. Son auténticos abusos. Pero eso también sucede porque hay mucho advenedizo que se lleva a alguno prometiéndole todo lo que ha soñado. Y, claro, al año, te vuelve a llamar decepcionado porque no tiene nada. Y, en muchos casos, con la carrera ya marcada e imposible de reconducir".

"Todo pasa por abogados y la mayoría son contratos tipo. Nadie intenta engañar a nadie, porque la financiación ya no es como hace años, con el productor avalando con su casa", aclara Trini Solano. Desde La portería de Jorge Juan, actúa como agencia de representación –Carmelo Gómez fue el primero, ahora cuenta con Natalia Verbeke o Tito Valverde– y también como agencia de comunicación. Gracias a esa experiencia, guía a sus actores en sus apariciones públicas, porque sabe qué van a pedir en cada programa o cada periodista.

Todos ellos manejan personalmente sus perfiles en las redes"

trini solano

Pero va más allá: "Vivimos una revolución con las redes, pero son un arma de doble filo, porque por un lado, dan visibilidad; por otro, te exponen demasiado. Todos ellos manejan personalmente sus perfiles, pero siempre les digo que tengan cuidado, que no entren en provocaciones".

Con apenas un año de vida, Alberto García Díaz y Borja Vera han hecho de Borial Management una agencia especializada en nuevos valores. Aunque trabajan con veteranos, como Carmen Balagué o Josep Vinuesa, buscan jóvenes con poca experiencia, pero gran potencial: "Más que una apuesta fue una necesidad, porque al comenzar de cero no teníamos ni bagaje ni cartera. Ahora nos llegan una media de ocho o diez CV al día y contestamos a todos. Si consideramos que alguien encaja en nuestra agencia, le hacemos una prueba".

Para Alberto, en una agencia pequeña el trato a los actores ha de ser personalizado al cien por cien: "Es lo que nos hace especiales y diferencia del resto. Nuestros actores y nosotros como empresa estamos creciendo juntos".

La crisis en el sector parece remitir un poco: "Las condiciones de trabajo son más o menos las mismas, pero el caché ha bajado muchísimo. Es lo primero que los actores deben aceptar con realismo: ya no se paga como antes y, sin embargo, deben estar siempre formándose. Lo bueno es que operadores como Netflix o Movistar abren nuevas perspectivas e, incluso, las autonómicas tienen más coproducciones. Esto se mueve".

El cambio del negocio

"A veces, una añora el trato directo que había antes con los directores", confiesa Clara Heyman, una veterana agente que tiene en su cartera a primeras espadas, como Ana Belén y Miguel Bosé. "Había una carga emocional importante, porque podías defender las posibilidades de tu actor cara a cara. Te llamaban, leías el guion y quedabas para hablar o dar tu opinión. Hoy está la figura del director de 'casting', que se ha hecho imprescindible, porque hay mucho más trabajo que antes", matiza.

Hace casi diez años, sorprendió que Francesc Parellada–cuya cartera incluye a Massiel o Antonio David Flores– perdiera a una de sus figuras: Jesús Vázquez. Este pasó a ser representado por su marido, Roberto Cortés. El propio presentador ha reconocido que su marido no solo "lleva los asuntos y negociaciones con la tele, sino que también se encarga de ordenar lo que gano, porque yo soy un poco desastre y él me asesora a la hora de realizar inversiones".

Cuentan que fue, precisamente, el empeño de Jesús en que su marido renegociara su contrato lo que casi le llevó un disgusto con Mediaset, pues a Paolo Vasile le gusta hablar directamente con los presentadores, sin intermediarios. Aunque a Roberto no le gusta dar la cara en los medios, ha manifestado en alguna ocasión que "Jesús es el verdadero artífice de su éxito".

La lucha

Nada como llevar los negocios en familia: Carlos Sobera sabe que la letra pequeña de sus contratos ha sido mirada con lupa por su mujer, Patricia Santamarina, curtida en el negocio audiovisual como abogada de Valerio Lazarov. José Mota, confía en su hermana. Y Eloy Azorín, en su madre… Otros, con años de experiencia a sus espaldas, prefieren llevar ellos mismos sus asuntos, como María Teresa Campos y Paula Vázquez.

La batalla de los agentes está ahora en conseguir formar parte del Estatuto del Artista

La batalla de los agentes está ahora mismo en conseguir formar parte del Estatuto del Artista, "que se nos reconozca nuestra labor en una profesión intermitente, que se nos concedan derechos como la jubilación", explica Paloma Fernández, presidenta de la Asociación de Representantes de Actores Españoles.

"Nuestro trabajo no es como el de los agentes de los futbolistas, que ganan mucho más y están reconocidos por la Ley del Deporte. Algunos productores no nos quieren: saben que nuestra figura refuerza a los actores y sus derechos".

Seguro que también te interesa...

Toño Sanchís: "En el futuro habrá más demandas"

La mujer de Toño Sanchís se pone del lado de Belén Esteban


Horóscopo