mujerHoy

celebrities | Entrevista

David Summers

cantante

La Movida molaba mucho, pero no vendía discos

“Lo políticamente correcto es repugnante”, nos dice el cantante.
“Lo políticamente correcto es repugnante”, nos dice el cantante. Alberto bernárdez.

Nunca han pasado de moda. después de 30 años en la música, los hombres g unen una gira con otra y siguen llenando. Dentro de poco sacarán al mercado un nuevo disco.

He crecido con las canciones de Hombres G y la vida me ha llevado a compartir con ellos muchos momentos. Lo curioso es que mi admiración crece cuanto más amigos somos. Llevan 30 años de escenario en escenario, han hecho películas, un musical, han enamorado a miles de chicas, han vendido 15 millones de copias y son las personas más normales que he conocido. No debe ser fácil, pero ellos lo hacen.

David Summers, Rafa Gutiérrez, Dani Mezquita y Javi Molina siguen siendo los amigos que revolucionaron los escenarios en los 80 y siguen haciéndolo a día de hoy. Quedo con David cerca de su casa. Tiene un hueco en una gira que no para desde hace años. Les recomienda escuchar Lo noto mientras leen la entrevista. Su primer éxito en esta segunda etapa que tanto les está dando. Hay G para rato.

Corazón 50 conciertos este año, ¿cómo lleváis eso de no parar?

David Summers Nunca paramos. Lo llevamos bien porque no podemos parar. Me di cuenta hace tiempo de que trabajar mucho no es malo. Sobre todo si te gusta tu trabajo. En mi caso, es que me hace feliz. Salir por ahí a cantar, arrastrar maletas por el aeropuerto… yo no quiero parar nunca. Y como no quiero, no se para. (risas)

C. Seguís con los conciertos y ahora, después de siete años, sacáis nuevo disco. ¿Sabemos el nombre?

D.S. Aun no. Tenemos ocho canciones. Quiero completarlo con dos más. Lo que tengo me gusta, pero es de corte romántico. Más tranquilo, que es lo que me pide el cuerpo. Necesito un par de temas más cañeros. Ha salido un disco melancólico. Escribo según mi estado de ánimo.

C. ¿Ahora estás en ese momento?

D.S. Sí. Me apetece hacer canciones más intensas, más sentidas. Más de escuchar.

C. Compones tú, pero ¿decidís todo entre los cuatro?

D.S. Yo presento las canciones y ellos me van diciendo si les gustan. Si una canción nos gusta a todos, va para adelante. Si a uno no le gusta tanto, dudamos. Somos muy exigentes. Normalmente nos gustan a la primera. Tengo mucho material. Componer forma parte de mi día a día. Si no alimentas la creatividad se duerme.

C. Os hemos visto con infinidad de amigos en colaboraciones. Ahora toca una gira de Hombres G y Taburete. ¿Cómo surge eso?

D.S. Los chicos de Taburete son muy fanes de Hombres G. Siempre han hablado de nosotros y alguien nos llamó para hacer algo juntos. Nos gustó la idea porque su éxito viene de una manera muy personal de hacer música. Tienen unas letras que no se parecen a nadie.

C. Estoy de acuerdo, aunque muchos dicen que están donde están porque son familia de quienes son...

D.S. Eso se irá olvidando haciendo canciones. Están demostrando que están triunfando porque se lo merecen. No tiene nada que ver el talento de Willy con los problemas de su padre. Cuando yo empecé también decían que mi padre (Manuel Summers) me hacía las canciones, que nos metía en la televisión. Ya nunca me preguntan por eso.

C. Cuando los ves ahora, ¿te recuerda al comienzo de los Hombres G?

D.S. La verdad es que sí. Musicalmente no, en nada, pero cuando nosotros empezamos tampoco queríamos ser como los demás. Era una época en la que todos los grupos iban con crucifijos en las orejas, muy siniestros, muy oscuros. Estaba de moda y a mí me espantaba. Queríamos algo fresco, cachondo, divertido y natura.

C. También coincidís en que las decisiones empiezan y acaban en vosotros.

D.S. También. Nosotros vamos al margen de la industria. Hacemos las cosas cuando queremos y como queremos. No tenemos discográfica y ellos incluso han creado la suya. Pero ellos han tenido más huevos, porque cuando nosotros hicimos eso, ya éramos los Hombres G. Éramos grandes y con una historia detrás. Taburete lo han hecho siendo unos chavales y lo han conseguido gracias a su música y a los medios que hay ahora.

C. ¿Cómo van a ser esos conciertos con Taburete?

D.S. Muy divertidos. Podrían ser nuestros hijos. Tengo casi 30 años más que Willy (risas). Vamos a hacer algo especial. No quiero desvelar mucho, pero sí que vamos a interactuar, haremos canciones unos de los otros. Hacemos esto porque queremos. Nos apetece unir nuestros públicos. De diez a 50 años.

Somos cuatro señores que tras el concierto,

se van a casa"

C. Público diferente… aunque digan que todos pijos.

D.S. Es que estoy hasta los huevos del tema de los pijos. Lo primero es ¿qué es un pijo? Parece que se habla de un gremio desagradable. Parece que ser pijo es malo. Si fuera algo, que creo que no, sería el que no es punky, rockero o algo así. Pero es muy antiguo eso. Nunca entendí por qué nos catalogaban como pijos. Nuestro público es gente normal. Y nosotros nunca lo fuimos. En mi vida he llevado ropa de marca. Nunca he convivido con lo que se puede interpretar como pijos. Mis amigos son gente normal. Más bien roquerillos. Si hablan de hace 30 años, pues puede ser que nuestro público fuera de ese estilo, pero hace mucho de eso.

C. Hablas de la Movida de los 80. Ahí fuisteis un fenómeno diferente.

D.S. Sí. Es que nosotros no éramos como ellos porque nosotros vendíamos 700.000 discos y ellos no vendían nada. Los Hombres G rompimos con todo. La Movida molaba mucho, pero no vendía. Era un movimiento cultural. Nunca fue industria.

C. ¿Había mal rollo?

D.S. Para nada. Al contrario. Tengo grandes amigos de todo tipo en la música. Soy tan amigo de Sabina como de Rosendo, de Mikel Erentxun o de Ana Torroja. No mido a la gente por sus pensamientos políticos. Nunca. Creo que en este momento se nos respeta mucho. 30 años en el mundo de la música no es un golpe de suerte. Hemos hecho discos, giras, películas.

C. Necesito que me expliques la historia de 'Marta tiene un marcapasos'.

D.S. Es que, en el caso de Marta tiene un marcapasos, no tiene explicación lógica. La escribí con 17 años y en esas época estaba siempre haciendo letras surrealistas. No hacía canciones de amor ni profundas. Recuerdo que en ese momento mi padre estaba haciendo chistes de la Pasionaria. Que si tenía un marcapasos o no sé qué. Y también estaba la película de Alien de moda. Uní unos cuantos conceptos de un marcapasos que salía del pecho de una chica (risas) y salió la canción. Muy punky todo. Pero ni la Marta de la canción es mi mujer, ni dejé embarazada a una chica y tuvo que abortar, ni es una canción de una chica con problemas de drogas, ni mil tonterías que he escuchado mil veces. La gente dice muchas gilipolleces.

Estoy hasta los huevos del tema de los pijos"

C. Tengo que preguntarte por una polémica en la que algunos pocos te tachan de homófobo.

D.S. Mira, totalmente ridículo. Demuestra el momento tan estúpido que estamos viviendo. Cuando me preguntaron por la Movida, dije que fue un movimiento de liberación después de una dictadura en la que los gais habían estado jodidos. Y que en ese movimiento, el colectivo gay lógicamente estuvo presente. La mayoría de los grupos lo eran y nosotros no nos sentíamos identificados con la Movida porque no lo éramos. De ahí a que me llamen homófobo, mira pues no. Jamás lo he sido ni he ofendido a ningún gay. Pero, te digo más. La canción de Sufre mamón tiene 30 años. Pues en 30 años jamás nadie se ha quejado de que sea una canción homofóbica porque diga "voy a vengarme de ese marica". Era un tío que me quitaba la novia, joder. Y en esa época, había gais y no molestó a ninguno. Era una canción divertida y cachonda y ya está. Nunca pasó nada. Hasta ahora que estamos en un momento culmen de máxima gilipollez en el que hay alguno que dice que explique esa expresión en una canción.

C. Siempre has sido claro hablando. ¿Cómo estás viviendo este momento de lo políticamente correcto?

D.S. Es repugnante. No se puede decir nada. Incluso nosotros mismos nos autocorregimos por si algún colectivo se te echa encima en las redes sociales para machacarte. Se ha creado una situación de autocensura psicológica. Antes los españoles nos reíamos de todo. Todos veíamos a Martes y Trece haciendo mil bromas de cualquier cosa. A ver quién tiene huevos ahora de hacer humor negro. Mi padre siempre lo trabajó y ahora sería impensable. Da la sensación que hay gente deseando ver el mal donde no lo hay.

C. Vamos con algo más agradable. ¿En qué momento están los Hombres G?

D.S. Creo que en el que más me gusta. Antes éramos cuatro colegas que hacíamos todo juntos y siempre de cachondeo. Ahora somos cuatro señores (risas) y sabemos lo que hacemos. Somos más templados en todo y disfrutamos mucho. Tocamos mejor que nunca y los conciertos son siempre tremendos. Pero después, a casa.

C. Si tuvieras que poner un adjetivo para cada uno de los G, ¿cuál sería?

D.S. Pues no sé. Quizá Rafa es el Feliz, Dani el Rarito, Javi el Dormilón y yo el Tímido.

C. ¿Y cómo es la vida de David Summers, el Tímido?

D.S. Pues además de los conciertos, escribir canciones, mi familia y el boxeo.

C. La afición al boxeo viene de tu padre, ¿verdad?

D.S. Sí. Mi padre (Manolo Summers) era un fanático del boxeo. Le gustaba más que el fútbol, incluso. Era muy amigo de todos los grandes de la época de los 70 y 80. Recuerdo ir al vestuario a ver cómo se preparaban. Practiqué de los 12 hasta que empecé con la música. Ahora me he metido de nuevo y entreno tres veces a la semana. Me da igual lo que tenga, lunes, miércoles y viernes: boxeo. Me da muchas cosas positivas. Mentales y físicas.

C. Un grande tu padre.

D.S. No hay ningún día que no piense en él o hable de él. No se ha ido de mi cabeza. Lo pasé fatal cuando murió. Coincidió cuando los G nos separamos y seguí en solitario. Mi padre era especial. Cuando lo perdí me quedé sin mi mejor consejero.

C. Cuando los G empezaron, ¿pensabas que a los 53 seguirías llenando así?

D.S. En ese momento ni lo pensaba ni lo dejaba de pensar. La gente quiere que sigamos y que sigamos los cuatro. No es un grupo que sobrevive con un componente. En el disco nuevo tengo una canción que se llama Llegar a la noche, porque mi padre siempre decía que lo más importante es llegar a la noche. Siempre lo he tenido presente. Lo que importa es vivir el día como si fuera el último. Solo pensamos en el futuro inmediato.

Seguro que también te interesa...

Natalia: "Los atascos de Madrid me han dado temazos"

Raphael: "Los años están en la cabeza y el DNI para la policía"

Los del Río: "Estamos preparando un programa de televisión"

Daniel Diges: "Soy el primer español protagonista en un musical en Brasil"


Horóscopo