celebrities

Alejo Sauras: "No busco comerme el mundo, sino saborear la vida"

Encarna a un ser de otra dimensión en la serie ‘Estoy vivo’. Con su traje y su sonrisa perfecta, pone la nota de humor a una trama policiaca con tintes sobrenaturales.

Alejo Sauras en el FesTVal de Vitoria.
Alejo Sauras en el FesTVal de Vitoria. gtres

Le felicité por Navidades y no contestó al mensaje. Se lo recuerdo y me reconoce que "en fiestas me desconecto, sobre todo estas últimas, que tenía teatro y mi cabeza estaba en otra parte. De todas formas, soy un desastre. Mi madre me lo echa en cara siempre". En su afán por excusarse, Alejo Sauras (38) me enseña el móvil mientras pone cara de niño bueno. "Si apenas me da tiempo a contestar". La pantalla no miente: más de 2.200 mensajes no leídos. Y esa cara de niño bueno es la que borda en su papel como ‘enlace’ entre la vida y la muerte en la serie Estoy vivo (La 1), creada por Dani Écija.

"No ha sido un trabajo sencillo, porque no había referentes y debíamos crear el personaje de la nada. Había cosas claras, como que siempre vestía igual, impoluto y con una sonrisa de felicidad. Lo del traje, teniendo en cuenta que voy abrochado hasta el último botón, fue un poco agobiante al grabar en julio y agosto". Muchos otros detalles, sus gestos con punto cómico, nacieron en los ensayos con Roberto Álamo y Javier Gutiérrez. De este último no se va a separar en los próximos capítulos, porque será su acompañante en la peligrosa misión de detener al asesino en serie que lo mató: "No trabajamos juntos desde 'Los Serrano'. Me gusta, porque aprendo mucho y tenemos mucha complicidad, lo que ayuda a hacer crecer a nuestros personajes. El suyo es un poco amargado, está de vuelta de todo. El mío es todo lo contrario: para él la vida es un descubrimiento, así que recibe las cosas con la ingenuidad de un niño lleno de ilusión. Ese contrapunto ayuda a crear un punto cómico que rompe un poco con la tensión del drama policiaco".

Alejo transmite la serenidad de quien alcanza la madurez: "Esta es una profesión ansiosa, pero estoy en ese punto en el que ya no busco comerme el mundo, sino saborear la vida. Siento que tengo muchas cosas por hacer, pero la experiencia me sirve para hacerlas con otra perspectiva. También es importante aprender a decir no".

Su gran pasión es viajar. Aunque, en realidad, su concepto del viaje es más profundo: llegó a comprarse una casa en Buenos Aires, donde vivió periodos de tres meses, "más que nada por el tema del visado, aunque a veces salía del país solo para volver y ganar tiempo». Dice que quiere vivir la vida de otros. Y es curioso: Alejo Sauras no puede disimular que es actor.

Seguro que también te interesa...

Alejo Sauras: “Mi padre me enseñó que no se planta a una chica”

Alejo Sauras acompaña al hijo del fallecido Pepe Sancho, Alejandro Asunción, en el tanatorio donde descansaba el actor


Horóscopo