celebrities

El origen de su desgraciada vida

Sinéad O’Connor ha sido entrevistada por primera vez en un plató de televisión, donde ha relatado los abusos que sufrió por parte de su madre.

La cantante durante un concierto.
La cantante durante un concierto. gtres

La vida de la cantante Sinéad O’Connor (50) no ha sido fácil. En los últimos años, la irlandesa se ha tenido que enfrentar a la soledad, a sus problemas psiquiátricos y ocho intentos de suicidio en un año. Todo el mundo se ha preguntado, ¿qué le ha pasado a la mítica cantante de los 90?

Por primera vez, O’Connor se ha sentado en un plató de televisión para hacer una entrevista. Ha sido en el programa estadounidente Dr. Phil, presentado por el prestigioso psicólogo Phil McGraw. Sentada en un sofá, con su guitarra en la mano, sin zapatos y un aspecto muy descuidado, la artista se ha sincerado y ha relatado la cruda realidad de su infancia.

La relación con su madre

Lo más sorprendente de su entrevista han sido las impactantes declaraciones que ha hecho sobre su madre, que falleció en un accidente automovilístico. "Lo que más me gusta de mi madre es que esté muerta", afirmó. Sinéad O’Connor sufrió abusos físicos y sexuales por parte de su progenitora durante su infancia.

"Mi primer recuerdo es que no debía haber nacido. Ella no me quería. Siempre que me golpeaba, que era a diario, estaba desnuda. Ella quería romper mi vientre. Quería destruir mi sistema reproductivo. Quería impedirme ser una mujer", siguió explicando. Durante su conversación, también afirmó que gran parte de su instinto suicida proviene de la necesidad que siente de reunirse con ella porque la quiere: "La extraño mal. No puedo esperar a verla de nuevo".

La cantante ha recurrido en varias ocasiones a las redes sociales para colgar alarmantes vídeos en los que intenta pedir ayuda.
La cantante ha recurrido en varias ocasiones a las redes sociales para colgar alarmantes vídeos en los que intenta pedir ayuda.

Sus problemas mentales

Si algo ha marcado la vida de Sinéad ha sido sin ninguna duda la extraña relación que ha tenido con su madre. Pero no solo ha sido eso. La irlandesa culpa a una operación de histerectomía de sus problemas mentales. "Me lanzaron a la menopausia quirúrgica. Las hormonas estaban por todas partes, me convertí en suicida. Así que yo diría que después de la histerectomía, enfermé", ha declarado.

También la relación con sus hijos supone un capítulo complicado de su vida. Sabido es que en el pasado ha mantenido enfrentamientos públicos con su hijo mayor, Jake, y su expareja, John Reynolds, a los que culpó de que le quitaran la custodia de sus dos hijos pequeños. Pero durante la entrevista, se mostró más conciliadora con ellos al admitir abiertamente que la enfermedad ha hecho de ella una persona "difícil" de tratar: "No debe ser fácil para la familia cuidar de personas con problemas mentales".

Lejos quedó el brillo de sus ojos en los 90 que acompañaba a golpe de guitarra. Todo aquello terminó sepultado por una vorágine de problemas.


Horóscopo