celebrities

Otoño: la estación de la depresión

Podemos sentir un cierto decaimiento después de las vacaciones estivales, pero la depresión es algo diferente y más serio, es una enfermedad

Fernando Tejero ha sufrido depresión.
Fernando Tejero ha sufrido depresión. GTRES

Numerosos personajes famosos han tenido que pasar por esta situación, como Fernando Tejero, que la superó mediante tratamiento médico y ejercicio, Lady Gaga o la cantante Adele, que sufrió una depresión postparto. 322 millones de personas padecen esta enfermedad a nivel mundial, según los últimos datos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). España ocupa el cuarto lugar en Europa con más de 2 millones de casos de depresión en 2015. Como todo el mundo sabe, existe una relación entre la depresión y el suicidio, que termina con la vida de miles de personas en el mundo todos los años.

El origen de la depresión es complejo y en él pueden influir diversas causas, ya que en su aparición existen factores genéticos, biológicos y sociales. Entre todos ellos, los factores biológicos son los que parecen más importantes. Existe un creciente número de pruebas que demuestran que la depresión está asociada con una respuesta inflamatoria que puede ser desencadenada por enfermedades, alimentos, tóxicos, etc.

El estrés y el trauma psicológico e infantil aumentan el riesgo de desarrollar depresión. El comportamiento sedentario y la obesidad se consideran un factor de riesgo, y practicar ejercicio de forma habitual ha demostrado ser un tratamiento eficaz para la depresión, protegiendo contra la aparición de nuevos episodios. Las alteraciones del sueño pueden predisponer a desarrollar episodios de depresión. Como es previsible, la genética es importante en esta enfermedad. Si se tiene algún familiar que la haya padecido, aumentan las posibilidades de sufrirla.

Sus síntomas

Son múltiples. Podemos destacar: estado de ánimo triste durante la mayor parte del día, disminución de la capacidad para disfrutar o mostrar interés en las actividades diarias, disminución o aumento del peso o el apetito, insomnio o somnolencia continua, cansancio y debilidad física, sentimientos recurrentes de culpa, disminución de la capacidad intelectual, pensamientos de muerte o ideas suicidas, entre otros.

Existen diferentes tipos de depresión. Puede ir desde un episodio único o repetitivo de depresión mayor a estados de decaimiento persistentes en el tiempo, depresión asociada a situaciones como un trauma o el fallecimiento de una persona allegada, enfermedad maniaco- depresiva (trastorno bipolar), con fases de depresión y fases de manía, etc. La depresión se da en la mujer con una frecuencia de casi el doble de la del varón. Debido a los cambios del ciclo menstrual, el embarazo, el aborto, el periodo de posparto y la menopausia. En ocasiones pasa inadvertida en ancianos, niños, adolescentes y bebés separados de sus madres.

Tratamiento

Es imprescindible realizar una completa evaluación del paciente, con la realización de todas las pruebas necesarias, para descartar otras causas que puedan desencadenar los síntomas, como por ejemplo farmacológicas o tóxicas que simulen, un trastorno depresivo. La entrevista clínica es la que ofrece los datos necesarios para realizar el diagnóstico, apoyándose en cuestionarios estandarizados.

El tratamiento con antidepresivos es el único que ha demostrado una evidencia científica en depresiones mayores. Son medicamentos que tienen numerosos efectos secundarios muy conocidos que influyen en la elección de uno u otro. El tratamiento con antidepresivos debe mantenerse de seis a 12 meses, para evitar el riesgo de recaídas, aunque el efecto completo puede conseguirse al mes del inicio del tratamiento. La causa más frecuente de falta de respuesta es un mal cumplimiento. En esta enfermedad son fundamentales tratamientos como la psicoterapia, que reeducan la manera de pensar y actuar de los pacientes. Diferentes estudios apuntan a que realizar ejercicio físico puede reducir hasta un 50% los síntomas. Joan Manuel Serrat cantaba: "Una balada en otoño, un canto triste de melancolía, que nace al morir el día. Una balada en otoño, a veces como un murmullo, y a veces como un lamento y a veces viento". No se deje llevar por el lamento y la melancolía, y piense que la vida es bella y merece la pena vivirla.

Seguro que también te interesa...

Ser donante de órganos, el mejor regalo

Día Mundial del Corazón: por un corazón feliz

Día Internacional del alzheimer: la enfermedad del olvido


Horóscopo