mujerHoy

celebrities

Genoveva Casanova: "Si buscas el amor definitivo, no lo encuentras"

Coincidimos con la que fuera condesa de Salvatierra, Genoveva Casanova, en un evento solidario en Barcelona.

Genoveva Casanova en un acto solidario de la mano de Hoss Intropia en Barcelona.
Genoveva Casanova en un acto solidario de la mano de Hoss Intropia en Barcelona. d.r.

La que fue condesa de Salvatierra y pudo serlo de Arjona –a causa de su truncado matrimonio con Cayetano Martínez de Irujo– vive hoy entregada a tres causas: la solidaridad, la filosofía y sus mellizos, Luis y Amina, de 16 años. El primer motivo fue el que la trajo a Barcelona para amadrinar el rastrillo solidario que la firma de moda Hoss Intropia abrió en el Museo Marítimo de la ciudad. El rastrillo está concebido para apadrinar a jóvenes investigadores del hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Genoveva, a quien no le conocemos pareja tras su ruptura con el exministro José María Michavila, comienza felicitando a la organización por haber creado este evento: "Erradicar la pobreza y apoyar la investigación científica es responsabilidad de todos, no solo del Estado", afirma muy seria aunque con la voz un tanto insegura. Hablar en público no es fácil. Procuramos relajarla en conversación con 'Corazón'.

Corazón Últimamente la vemos más en actos que tienen que ver con la solidaridad que con la moda. No puede ser algo casual.

Genoveva Casanova Es cierto, me encanta el trabajo humanitario pero sobre todo comprometerme con las empresas que tienen una responsabilidad social tan arraigada.

C. Hace un par de años, usted visitó Barcelona para presentar su exposición fotográfica 'No blink' en el Círculo Ecuestre, una colección en la que reflejaba el drama de personas que sufren en lugares tan alejados entre sí como Haití e India

G.C. Sigo con el mismo proyecto, que está ahora viajando por el mundo. He expuesto también en Delhi y México. Cuando ves el drama sobre el terreno y el sufrimiento real, cambia mucho a cuando lo haces tras una pantalla.

C. ¿Por qué le interesa la moda?

G.C. Me gusta mucho el mundo de la moda, que descubrí trabajando. No fue una cosa que antes me llamase la atención. Vi todo lo que hay detrás: cuando compras un vestido no solo es importante que se trate de una firma que te gusta o que la tela o el diseño sean bonitos sino que detrás hay una persona que estuvo cortando la tela, otra dibujando el patrón, otra cosiendo, otra sembrando algodón, otra recogiendo… Si te pones a ver la cantidad de gente que vive de la industria textil es impresionante.

C. ¿En qué otros proyectos está embarcada ahora?

G.C. Estoy muy dedicada a unos proyectos humanitarios que tengo en Ecuador y estudiando. Acabé Filosofía y ahora estoy escribiendo mi tesis.

C. ¿La filosofía le ayuda a ser mejor persona?

G.C. No sé si te ayuda a serlo pero te hace pensar si lo eres.

C. Sus hijos son ya adolescentes. ¿Les inculca estos valores?

G.C. Sí, desde pequeños, tanto Cayetano como yo les hemos concienciado. Por ejemplo, les hemos llevado desde muy niños a repartir ropa a África. O esa Navidad que celebramos en un comedor social para gente sin techo. Cada vez más y más se han involucrado. Este mismo verano se fueron los dos de viaje humanitario porque lo pidieron.

C. Su prima Tana Rivera acaba de hacer los 18. A sus hijos les queda poco. ¿Qué hará llegado el momento, un posado como Francisco Rivera para evitar la presión mediática o cree –como Eugenia– que eso los expone más?

G.C. No sé cómo valorar algo así. Me quedan un par de años para pensarlo bien pero lo que he intentado es, ya que estás expuesta y no puedes evitarlo –que ojalá puedan–, es mejor direccionarlo hacia algo positivo, a que te ayude a ser mejor, a ayudar a los demás y no hacer el tonto por ahí.

Cayetano

y yo protegeremos a nuestros hijos lo más posible"

C. ¿Está preparada para cuando llegue el momento de verlos en una revista?

G.C. No lo sé.

C. Porque con Cayetano, la relación es buena, ¿verdad?

G.C. Sí, muy buena. Y él me apoya en todo. Yo creo que los protegeremos lo más posible.

C. Cuando no está en un photocall como hoy, explicando un proyecto solidario, ¿qué hace? ¿Cómo es su día a día?

G.C. Pues me ves por el parque, en chándal y con una coleta paseando a mi perro, al que adoro. Y escribiendo en casa, sentada frente al ordenador. La mayor parte del tiempo estoy estudiando sobre mi tesis.

C. ¿Cuál es el objeto de su tesis?

G.C. La responsabilidad social en la empresa. Las que no han crecido con ese sentido de responsabilidad aun pueden adaptarse y hay una estrategia que puede seguirse para que sea social. Me interesa específicamente el tipo de empresa que se diseña expresamente para cambiar la sociedad desde abajo.

C. Celebra dentro de poco su cumpleaños. ¿Qué piensa hacer?

G.C. Se acaban los 30… Me voy a México a ver a mi familia. ¡Espero soplar 4 velas y que no me pongan 40! Aun no sé qué deseo pensaré.

C. ¿Algo relativo al amor? Que la vemos muy tranquila...

G.C. No no. Quizá algún proyecto chulo en América del Sur… Un proyecto amoroso es más complicado.

C. ¿Aun cree en el amor definitivo?

G.C. Si lo buscas, no lo encuentras. Tienes que ser tú misma y si aparece, bien. Si no, tienes que tratar de ser feliz con las otras cosas que te da la vida. Porque somos unos afortunados.

C. Quien ha rehecho su vida es su expareja, José Mª Michavila. ¿Se alegra por él?

G.C. No voy a entrar en eso. Me gusta tanto lo que estamos haciendo hoy que no quiero estropearlo con otros temas.

Seguro que también te interesa...

"Queremos hacer las cosas bien y sin prisas"

Genoveva y Michavila: sorprendidos juntos de nuevo

Genoveva Casanova: "Me gustaría casarme por la Iglesia"


Horóscopo