celebrities

Juan y Medio: "Al caballo no se le ha hecho justicia"

Su padre le inculcó la pasión por estos animales, a lomos de los cuales Juan y Medio asegura que, incluso, se ha enamorado.

Juan y Medio nos presenta a sus caballos.
Juan y Medio nos presenta a sus caballos. m. vaquero.

Juan y Medio se subió a un caballo siendo muy pequeño y no les susurra, como hacía Robert Redford en aquella mítica película, pero son una parte muy importante de su vida.

Fue su padre, fallecido hace ya dos años, quien le inculcó la pasión por los caballos, y se emociona cuando habla de él.

Corazón ¿De dónde viene su afición por los caballos?

Juan y Medio Yo no diría que es una afición, desde pequeños hemos visto todo tipo de animales en mi casa. Mi padre era médico y le encantaban –Juan se emociona al hablar de su padre, que falleció hace dos años–, hemos tenido ovejas, todo tipo de razas de perros, gatos, caballos, yeguas, potros recién nacidos, vacas... En su momento, tuvimos águilas, halcones, gallinas, faisanes, patos, gansos.

C. ¿Quién los cuidaba?

J.M. Nos enseñaron a criarlos y a cuidarlos. A todos mis hermanos les fascinan los animales, son una parte de nuestra vida. Yo no concibo la vida si no tengo animales allí donde estoy. Vivo en Sevilla y tengo mi perro, –un pastor alemán–, estoy en Madrid y tengo mis otros perros y mis caballos, que son los que ahora monto.

C. ¿A qué edad empezó a montar a caballo?

J.M. La primera vez que me subí a un caballo tendría unos seis años.

C. ¿Cuántos caballos tiene ahora?

J.M. Ahora puede que tenga unos ocho, dos en el campo y el resto en el pueblo de mi padre, Lúcar, provincia de Almería.

C. ¿Alguna vez ha ayudado a parir a una yegua?

J.M. No. Se puede ayudar a las ovejas o a las vacas. La yegua puede aguantar días y días sin parir, si tú estás pendiente de ella. A día de hoy, a las yeguas más caras del mundo, fecundadas con el semen más caro del mundo, las tienen que tener en una paridera con cámaras. Les gusta la intimidad y el anonimato. Sin duda, es el momento de su vida en el que están más indefensas y se protegen mucho.

C. ¿Cómo elige los nombres de los caballos?

J.M. Quise que todos tuvieran que ver con el mundo del espectáculo. Cada año que nacen se utiliza un nombre por orden del abecedario. La primera, Alegría, las siguientes, Bailaora, Compás, Farándula, Gala... Ahora tengo un potro en Almería que se llama Inocente, inocente. Los dos que tengo en el campo se llaman Bailaora y Tiburón, los compró mi padre y ya venían con estos nombres.

Mi vida va unida a mis caballos"

C. ¿De qué raza son sus caballos?

J.M. Siempre hemos tenido de raza española.

C. ¿Usted susurra a los caballos como hacía Robert Redford en aquella mítica película?

J.M. Eso son cosas de película. Yo he llegado a la conclusión, después de muchos años, de que los caballos no son especialmente inteligentes, tampoco lo son el burro y el mulo. Yo estoy todo el día con mi caballo, le mimo, le quiero, pero si pasas tú con su comida, se olvidan de ti. Son animales muy intuitivos y agradecidos, pero prima la supervivencia.

C. Lleva muchos años conviviendo con caballos, ¿recuerda alguno en especial?

J.M. Tengo muchos, mi vida va unida a ellos: yo me he enamorado a caballo y echo de menos a mis amigos que nunca volverán. También tengo recuerdos tristes. Hace poco murió Compás, llevaba 11 años conmigo y me quedé desolado.

C. Montar a caballo no es precisamente un deporte barato.

J.M. La gente tiene que saber que cada muy pocos caballos hay un puesto de trabajo. Los caballos comen alfalfa, cebada, avena, hay que sembrarlo, recogerlo… El caballo es un mundo muy desconocido, pero tremendamente interesante para la educación, porque te muestra lo que no ves a diario. Al caballo no se le ha hecho justicia, si lees 'El hereje' de Miguel Delibes, le da una importancia tremenda.

C. ¿En su profesión, cómo empezó, al paso, al trote o a galope?

J.M. He tenido etapas. Empecé muy al paso, de figurante de actor sin frase. Vinieron las películas, el teatro, la publicidad, pero luego das con un programa que te pone al trote. He tenido momentos de galope y caídas estrepitosas. De los fracasos no hago dramas: no me siento el peor ni el mejor.

C. Tiene un programa diario desde hace años en Canal Sur, La tarde aquí y ahora, y 'Menuda noche', los viernes. ¿Es un hombre con suerte o se lo curra?

J.M. He trabajado todo lo que he podido, me he fijado en la gente que he admirado, para tratar de hacerlo lo mejor posible. Ahora tengo mi propia productora con mucha gente trabajando y nos hemos extendido a Castilla La Mancha con Ramón García y Juncal Rivero.

C. Está de lunes a viernes en Sevilla y los fines de semana en su finca ¿Cómo funciona su biorritmo?

J.M. Yo veo cómo trabaja la gente y lo que se les paga y me considero un privilegiado gigantesco. Aunque soy de Almería, vivo en una de las ciudades más bonitas, Sevilla, con un equipo que salimos juntos a cenar, al teatro… Y, cuando vuelvo, estoy con mi madre, que se ha quedado viuda hace dos años. Una vida que ojalá la pudiera tener todo el mundo. No me puedo quejar.

Seguro que también te interesa...

Carlos Hipólito: "He tenido perros desde pequeño"

Roberto Leal: "'Operación Triunfo' tiene cuatro veces más tuits que 'Gran Hermano'"

Conchita Martínez: "Nadie me ha regalado nada"


Horóscopo