celebrities

Rossy de Palma: "Tengo el corazón ocupado"

La actriz nos habla de esta relación que está viviendo en toda su plenitud, tras pasar diez años sin pareja dedicándose a valorararse y a quererse.

La actriz Rossy de Palma.
La actriz Rossy de Palma. D.R.

La palabra reinventarse se queda corta a la hora de hablar de Rossy de Palma. Sería una mujer del Renacimiento por su capacidad creativa y es que se nota que va sobrada de talento. Su última aventura ha sido abrir las puertas del club G.H. Mumm y desnudar su corazón en una entrevista con bien de burbujas.

Corazón. ¿Realmente con quién disfruta una copa de champán a gusto?

Rossy de Palma. Recuerdo una vez que tomé con Loles León una paella con champán que nos encantó. Y estaba dándole vueltas a la idea de cocinar una tortilla de patata mojando el huevo en champán para que quede más esponjosa.

C. ¿Es de las que ha marcado un boicot al cava catalán?

R.P. No, para nada. Me encanta el cava y lo bebo siempre que hay oportunidad para ello. Hoy la noto tranquila con su copa, pero lleva unos meses que no hay quien la coja ni a lazo. Siempre estoy a tope. Lo que pasa es que ahora se han juntado una serie de cosas y por eso se me ve hasta en la sopa. He tenido la suerte de estar en el Teatro de la Zarzuela con El cantor de México, que ya lo hicimos en el año 2006 con Emilio Sagi en el Châtelet. Me ha dado una alegría enorme volver a realizarlo, 11 años después de aquel éxito, con Daniel Bianco.

El 31 lo voy a pasar en el teatro de Lausanne con el público, que da mucha alegría. Luego conectaré on line con España para tomar las uvas. No soy muy navideña porque siempre me acuerdo de los que no pueden tener una feliz Navidad, pero eso no quita para que mis hijos viajen conmigo para estar ese día juntos. Es verdad que mi hija es muy navideña y me fascina su entusiasmo, ya que disfruta muchísimo con todo. Mi hijo en eso es más parecido a mí.

La actriz española Rossy de Palma.
La actriz española Rossy de Palma.

C. ¿Qué recuerdos le quedan de estas fiestas?

R.P. Los tengo medio borrados. Me gustaba estar cerca de mis padres, las cenas familiares… Cuando vivía en París no entendía que no tomaran las uvas. Me parecía una noche de lo más sosa. Yo siempre viajo con uvas y seguro que me las llevo a Suiza. Lo que no soporto son los espacios con mucha gente, por eso nunca fui a la puerta del Sol. Como suelo repetir: amo la humanidad, odio la multitud.

C. Sigue con un pie en París donde no para de trabajar.

R.P. Acabo de estrenar una película en Francia que llegará en breve a España. Se llama Madame y la escribió para mí Amanda Sthers, una autora francesa fantástica. En ella he trabajado con Harvey Keitel y Toni Collette. Nos ha quedado genial. Es una fábula moderna y va a sorprender.

C. ¿Sigue con la sensación de que la valoran más fuera de España?

R.P. Solo creo en las fronteras gastronómicas, por lo que me siento querida en todas partes. Soy una desarraigada y por eso me arraigo a todos los sitios por donde paso. Pienso que las cosas que me suceden son buenas y no busco nada forzado ni soy de comerme el coco. La gente me da mucho cariño y por eso no tengo sensación extraña en ninguna parte. Lógicamente mi base está en Madrid porque la calidad de vida que yo tengo en Boadilla del Monte no la cambio por nada.

París es muy bonito pero no podría vivir como aquí. Madrid tiene muy buena energía y acoge muy bien a todo el mundo, como ocurre con Nueva York. Puede que haya otros destinos más osados en vestimenta pero la mentalidad es más cerrada, cosa que en Madrid es justo al contrario. Piensa que a los 18 me instalé aquí cuando llegué de Mallorca y es donde me siento feliz.

Nunca he pensado mucho en el dinero"

C. Sus hijos ya son mayores. ¿Qué tal lo lleva?

R.P. Bien. Son ideales y los veo bien en sus vidas. Evidentemente, tengo la nostalgia del bebé porque es el amor en estado puro. Nunca te cansas de mirarlos y abrazarlos. A mis hijos no les pido que me den nietos porque son muy jóvenes pero, en cuanto veo un bebé por la calle, me lanzo a abrazarlo. Me encanta su olor y en todas las casas habría que tener un bebé.

C. ¿Le gustaría que su hija siguiera sus pasos?

R.P. Mi hija que, por cierto, se llama Luna y no Luna Mai, como dicen por ahí, tiene una vida muy llena. Los hijos de hoy vienen muy completos.

C. ¿No le ha llegado el momento de pensar en echar el freno?

R.P. Tengo muchas cosas que hacer, creativamente hablando, y eso que el mundo está hecho de tal manera que siempre andamos medio endeudados. En Estados Unidos das un pelotazo y vives de eso toda la vida, si no mira a las Kardashian. Reconozco que nunca he pensado mucho en el dinero y que me quedan tareas pendientes en la música, la escritura… La Rossy de Palma quita mucho espacio a las otras Rossys anónimas que están cansadas de no tener tiempo para dedicarse a sus creaciones. Me gusta trabajar con las manos y, si no lo consigo, mi otra Rossy se queda frustrada. También busco un mensaje social en mis trabajos y tengo esa inquietud de sentirme más útil en el terreno humanitario.

Siempre he sido de relaciones largas"

C. ¿Y de amores cómo estamos? Se la vio este verano con un impresionante hombre afroamericano de medidas espectaculares.

R.P. Tengo el corazón ocupado. Ya me pillaron con mi chico tomándome un arroz en la Barceloneta y no puedo negarlo. Siempre he sido de relaciones largas. Estuve diez años, de los 40 a los 50, sola y dedicándome a mí misma, a valorarme y quererme bien. Hay un momento en que las mujeres tenemos que ser todo para nosotras, nuestras madres, nuestros amantes, nuestras amigas… Ahora hay hasta mujeres que se casan consigo mismas y, aunque sea simbólicamente, es muy importante dar ese paso. Cuando pasas por esa fase, entiendes que puedes vivir perfectamente sola y que no necesitas a nadie.

Es nuestra generación la que ha aprendido esta lección y poder prescindir de la mirada del hombre. Y cuando ya estás así, es cuando resulta que te aparece el amor de nuevo y, aunque no lo necesites, no lo vas a dejar pasar. No te puedes negar pero es un amor desde otro punto. A los hombres también les pasa. En esta fase estás protegido de amores tóxicos. Estos diez años me han sentado de maravilla, no he necesitado a nadie. Ahora vibro con una experiencia nueva.

C. ¿Va a dar algún paso importante con su pareja?

R.P. Nunca sabes lo que vas a hacer. Lo importante es seguir siendo tú misma y luego ya veremos.

Seguro que también te interesa...

“Las flacas naturales también tienen mucha presión”

El desembarco de Almodóvar y sus chicas en Cannes

“Los iconos no tenemos edad”


Horóscopo