celebrities

Syliane de Vilallonga: "Estoy feliz con la vida que he tenido"

Enviudó de su tercer marido, Jorge Bascones, hace solo ocho meses después de 20 años de matrimonio. Nos cuenta cómo está sobrellevando el duelo.

Syliane de Vilallonga posa para la revista 'Corazón'.
Syliane de Vilallonga posa para la revista 'Corazón'. alberto bernárdez.

l pasado 21 de abril un accidente doméstico acababa con la vida del pintor Jorge Bascones. Ocho meses después, su viuda, Syliane, abre su corazón para hablarnos de la vida sin él y de cómo su familia es hoy su mejor apoyo.

Esto es lo que nos contó durante nuestra charla.

Corazón Ha sufrido una gran pérdida, que no sé si ha logrado asumir. ¿Cómo está?

Syliane de Vilallonga Ahora mejor después de lo mal que lo he pasado. Ha sido muy dura la muerte de Jorge. Llevábamos 20 años juntos con una rutina que adoraba. Soy mujer de largas relaciones. Con José Luis de Vilallonga estuve casada 25 años y con Jorge 20. Siempre he estado en pareja. Ahora estoy empezando otra vida distinta.

C. Han sido tres maridos -el primero fue el millonario Michel Pastor, con quien tuvo a su único hijo, Fabrizio-, pero los dos últimos han marcado su vida. Ambos han sido sus compañeros y eso que hay grandes diferencias entre ellos.

S.V. Totalmente diferentes aunque compartían la vena artística. Uno era escritor y el otro, pintor. Siempre he tenido debilidad por la gente creativa con un punto bohemio. Tuve 25 años maravillosos junto a un hombre como Vilallonga y otros 20 increíbles con Jorge. Soy una afortunada en el amor.

C. La muerte de Vilallonga era algo anunciado, sin embargo el final de su segundo marido supuso un 'shock'. Tenía 65 años y falleció tras caerse por unas escaleras en su casa de Puerto Andraix, en Mallorca

S.V. A José Luis le he visto irse tranquilamente. A fin de cuentas tenía 87 años, pero lo de Jorge no se entiende, fue un accidente estúpido. Llevaba tiempo con un tobillo mal y delante de mí se había caído dos veces por lo que le dije que fuera al médico. No me hizo caso y un día al subirse en la escalera perdió el equilibrio y se cayó. Jamás antes habíamos pensado que era peligroso ese lugar donde tantas veces habían jugado mis nietos.

C. ¿Cómo se asume un final tan inesperado?

S.V. Jorge tenia ocho años menos que yo. Era joven. Yo ese día estaba en Montecarlo. Fui para ver a mis nietos y me quedé para estar en la final de Rafa Nadal. Me llamó mi cuñado y me dijo que Jorge acababa de morir. No me lo podía creer. Fue un shock. Para superar algo así hay que tener un espíritu muy optimista. Después de un primer mes horrible, entendí que debía levantarme y salir hacia adelante. Me quedo con los 20 años que hemos vivido juntos y unos recuerdos maravillosos.

C. ¿Quién fue su apoyo en esos momentos?

S.V. Mi hijo, Fabrizio, y mis nietos han sido fundamentales, pero también mis amigos. Conozco a mucha gente, pero a mi edad entiendes que amigos de verdad, con los que puedes hablar y llorar, hay muy pocos, no más que los dedos de una mano. Yo tengo la suerte de tener unos cuantos y son muy importantes. Sigo viviendo en la misma casa y otro pilar importante ha sido continuar con mi tienda de decoración en Mallorca. Es bueno tener una ocupación y, aunque me encanta, también me he organizado con el personal para poder viajar y ver a mi familia siempre que quiera.

Hay cosas que debes llevarte a la tumba. Nunca escribiré mis memorias"

C. Siempre ha sido una de las mujeres más elegantes y con más gusto que hay en el panorama social. Las casas por donde ha dejado su talento dan muestra de lo que digo.

S.V. He viajado y visto mucho, y eso hace que enriquezcas tu creatividad. Sé que tengo el don de visualizar la decoración de las casas nada más verlas y no es necesario gastar mucho dinero, solo saber encontrar las piezas y cómo encajarlas.

C. Tiene una relación increíble con su hijo, Fabrizio. ¿Qué fue de aquellas disputas que mantuvieron tras su separación de Vilallonga?

S.V. Aquello es historia. Todas las madres saben lo complicada que es a veces la juventud, pero se pasa y ya está. Tengo una relación maravillosa con mi hijo y también con mi nuera, porque tengo la suerte de que es una mujer fantástica, además de con mis cuatro nietos, a los que adoro.

C. ¿Le gusta que los niños la llamen abuela?

S.V. Sí. Creo que como abuela soy muy parecida a como soy como madre. Me gusta ser amiga de mis nietos. La mayor va a cumplir 15 años y disfruto viéndoles crecer. Es muy especial ser abuela. Ellos viven en Montecarlo, pero voy mucho para estar a su lado.

C. Fabrizio heredó la fortuna de su padre, Michel Pastor, uno de los hombres más ricos de Mónaco, y eso hace que pueda vivir holgadamente. Se podría decir que la hemos visto pisar palacios, pero también pasar épocas bastante más apretadas. ¿Sabe adaptarse a lo que le venga?

S.V. Soy una todoterreno. A mis 73 años, estoy feliz con la vida que he tenido y poder haber hecho siempre lo que me ha dado la gana. Siempre he ido hacia delante y he asumido mis pérdidas y mis éxitos, pero desde mi libertad, que para mí es lo primordial. Nunca me he sacrificado por seguir al lado de un hombre porque fuera rico. He sido rebelde y he subido y bajado en la noria de la vida. Al final entiendes que de todo se sale.

Estoy aprendiendo a vivir sola y me resulta muy divertido"

C. ¿Cuál sería la conclusión de lo que lleva de vida?

S.V. Reconozco que soy una mujer con suerte y que me gusta la vida que he llevado. Es cierto que influye mucho el lugar donde nazcas, y eso a mí me ha permitido conocer gente de todo el mundo. Tengo mil historias para escribir un libro. Pero no lo haré. Pienso que hay cosas que te tienes que llevar a la tumba para ser honesta con las personas que han creído en ti. Por eso, yo nunca escribiré mis memorias.

C. ¿Ha dejado muchos enemigos en el camino?

S.V. No lo creo. Siempre me he portado bien con mis amigos. Más que enemigos, creo que sí he levantado ciertas envidias en algunas mujeres, pero si soy sincera, pienso que tengo más gente que me quiere que lo contrario.

C. ¿Siempre ha dicho usted lo que quería?

S.V. Sí.

C. ¿Cuáles son sus ilusiones?

S.V. Envejecer de una manera normal y disfrutar mucho de mis nietos. Verles crecer, estar con mi hijo y compartir tiempo con mis amigos.

C. ¿Piensa que el amor pueda sorprenderla?

S.V. Eso sí que no. Eso se ha acabado. He tenido tres maridos y ya está bien. Ahora además estoy aprendiendo a vivir sola y me resulta muy divertido. Puedo hacer lo que quiera. Tengo unas libertades que nunca había vivido, porque toda la vida he estado casada y había que conciliar siempre con la pareja los planes y hasta el horario de poner la televisión. Ahora hago lo que me da la gana y estoy muy bien así.

C. No deja de ser una ironía del destino que después de tres maridos, llegue a esta etapa de la vida sola.

S.V. El destino siempre juega con nosotros. Parto de la base de que, de jovencita, era de las que decía que no me quería casar, mientras mis amigas soñaban con un marido. Yo he tenido tres esposos y eso que anhelaba otros planes. Para que veas.


Horóscopo