celebrities

Kike Sarasola: "En EE.UU es una obligación ser solidario aquí aún no"

Conocido por su cadena de hoteles, room mate, el empresario nos habla de su compromiso social y sus inquietudes a la hora de ayudar a los demás.

El empresario Kike Sarasola.
El empresario Kike Sarasola. d.r.

Quedamos en la suite del Room Mate Óscar, uno de los hoteles pertenecientes a la cadena de la que Kike Sarasola es fundador y presidente.

Nada más entrar, se entiende que Kike y su empresa hayan sido galardonados por saber gestionar el talento de sus empleados.

Corazón. Se nota en el ambiente…

Kike Sarasola. Tengo un equipo fantástico. Yo contrato sonrisas, gente que se ríe, que tiene la misma filosofía que yo en cuanto a atención al cliente y me siento orgulloso de los mil roomies (los que trabajamos en Room Mate). Estoy encantado de pertenecer a esta gran familia. Eso es lo que nos hace diferentes. Para mí no hay mayor halago que escuchar que mi equipo es maravilloso.

C. Aunque no le gusta que le llamen hotelero…

K.S. Eso sería limitarme y yo soy muy ambicioso. Es como cuando decían: "Los hoteles del Sarasola son hoteles para gays", y yo contestaba: "No se confundan, el maricón soy yo, mis hoteles no". Yo quiero todo el pastel, no me gustan los nichos y como toda la vida he defendido poder estar en una sociedad abierta, todos juntos, mis negocios son para todo el mundo. Lo que me mueve en la vida es hacer cosas distintas. Si fuera solo hotelero creo que me aburriría.

Kike Sarasola en un acto solidario de la 'Fundación lucha contra el sida'.
Kike Sarasola en un acto solidario de la 'Fundación lucha contra el sida'.

C. También han sido reconocidos por su compromiso social, por ser una de las empresas con más iniciativas solidarias.

K.S. Mis padres siempre me enseñaron aquello de: "Es de bien nacidos ser agradecidos". La vida me ha dado mucho, lo mínimo que puedo hacer es devolver un poquito. Tengo dos tipos de clientes, el externo y el interno, y para mí es más importante el cliente interno, porque es el que expresa, cuando yo no estoy, mi filosofía de vida de atención al cliente. Tenerle contento es mi mejor inversión. Somos absolutamente transversales, en mi despacho entra quien quiere, las puertas están abiertas…

Ellos son los que me hacen grande y fuerte. Tenemos ahora 30 hoteles, sé que voy a llegar a cien, pero eso no me importa, lo que me preocupa es perder la filosofía de empresa, esa filosofía de sonrisa.

Siempre hemos buscado causas solidarias para ayudar"

C. Y, ¿cuánto de su pasado como deportista de élite ha marcado esa filosofía de vida?

K.S. Muchísimo, en el sentido de que aquí no penalizamos el fracaso. En la sociedad española el fracaso es un estigma, para nosotros no. De hecho, yo he fracasado mil veces…

C. No, ha tenido errores y de los errores se aprende…

K.S. Exacto. Para mí un fracaso es cuando tiras la toalla. Me gusta esa aclaración… Cuando estoy en EE.UU. y recibo currículos y leo: "monté esto y no salió bien…" o "puse en marcha una compañía y no funcionó", me encanta porque me demuestra que la persona ha aprendido y que no se deja vencer. Cuando me entregan un currículo cien por cien perfecto, sin error alguno, me mosquea. A nosotros nos gusta ensayar y probar, equivocarnos y volver a intentarlo.

C. ¿Su empeño en ayudar a los más desfavorecidos ha ido surgiendo poco a poco o desde el principio forma parte de la empresa?

K.S. Siempre hemos buscado causas solidarias para ayudar. A mí me da vergüenza contar en qué colaboramos, porque no lo hacemos para que se hagan públicas nuestras acciones.

Kike Sarasola junto a Ana García Lozano.
Kike Sarasola junto a Ana García Lozano.

C. Tenemos mucho pudor con respecto a estos temas, pero es bueno hablarlo para que cunda el ejemplo…

K.S. De acuerdo, pero que no sea yo el que lo diga. En cualquier caso, me siento muy orgulloso de cómo lo vivimos en Room Mate. En EE.UU. es una obligación ser solidario, aquí todavía no.

C. Tendré que contarlo yo, entonces… Para empezar, en las habitaciones de todos sus hoteles se encuentra la Declaración Universal de los Derechos Humanos…

K.S. Me molestaba, cuando llegaba a EE.UU. que me pusieran en el hotel un libro mormón, o el Corán… ¿Por qué solo uno?, que me pongan todos o ninguno. Por eso pensamos que mejor que poner la Biblia o el Corán, que representan solo a una religión, por qué no elegir algo universal. Déjame decirte que la gente lo agradece.

Colaboramos con la Fundación Lucha contra el sida"

C. Háblenos de esas llaves llamadas Room to help, que no solo abren físicamente puertas, sino ventanas a la esperanza de encontrar, por fin, una vacuna contra el sida…

K.S.

¡Es que está tan cerca esa vacuna!

Todos los que trabajamos en la empresa tenemos una chapa en la que aparece la frase: My name is in the vaccine (Mi nombre está en la vacuna). Brindamos a nuestros clientes la posibilidad de que aporten un redondeo a su cuenta. Se han conseguido, de esta manera, 123.000 euros en dos años, euro a euro, porque al hacer el checking, también ofrecemos la opción de que la llave de la habitación cueste dos euros más, de este modo pueden colaborar en dos momentos, al llegar y al irse. Colaboramos con la Fundación Lucha contra el sida que lidera el Dr. Clotet.

Los diez recepcionistas que más recaudan en todo el mundo son invitados a la gala del sida, en la que el año pasado nos dieron el premio a la Empresa más solidaria. Tenemos más iniciativas, pero esta es en la que más nos volcamos.

C. Hay otra causa con la que se siente muy comprometido, la Fundación Minicol que, precisamente, nació una Navidad, con el objetivo de recoger regalos para enviar a los niños más desfavorecidos en Colombia…

K.S. Es una fundación que apoyamos desde que nació, que tiene como fin: ayudar a niños con problemas locomotrices. Se montó en una parte muy deprimida de Colombia, donde a estos niños se les dejaba muchas veces desatendidos en casa, abandonados, incluso atados… Creamos una institución, donde los chicos pudieran estar durante el día, o de lunes a viernes, mientras los padres trabajaban. Empezó con 25 niños y tenemos 180, ya. Siempre que podemos, cualquier evento que hacemos, mi boda, los cumpleaños… recaudamos un dinero y lo mandamos. Nos gusta apoyar proyectos en los que vemos los ojos y las caras de las personas que los llevan.

Es rentable invertir en la felicidad de tu gente"

C. Sé que también va a parar a esta fundación todo lo que genera su labor como conferenciante, donde comparte su experiencia como empresario. Por cierto, ¿cuántas conferencias pueden caer al año?

K.S. Muchas, pero no me cuesta porque todo va a parar a mi ONG.

C. ¿Le da la vida para tantas cosas?, porque también es padre de dos ‘peques’.

K.S. La verdad es que últimamente no duermo, pero estoy viviendo una época tan bonita en mi vida… El otro día, en la fiesta de Navidad, ver a los roomies tan contentos, tan motivados, es un orgullo para quienes comenzamos esto de cero: Carlos, Gorka y yo. Es rentable invertir en la felicidad de tu gente.

C. El año pasado los Reyes Magos le trajeron un programa de televisión: Este hotel es un infierno. ¿Cómo resultó la experiencia?

K.S. Fue la experiencia más dura y a la vez, más bonita, de mi vida. Dura, porque la dinámica del programa es la de decirle a alguien las cosas que está haciendo mal en su negocio. Tienes que ponerte en el papel de malo y a mí me costó coger mi punto. Lo bueno es lo que les ayudas. Al final me sentí tan bien, que me encantaría que hubiera una segunda temporada.

C. Y en este 2018 recién estrenado, ¿cómo se han portado los Reyes?, ¿le han traído todo lo que había pedido?

K.S. Y en este 2018 recién estrenado, ¿cómo se han portado los Reyes?, ¿le han traído todo lo que había pedido?

C. ‘Re’ puede pertenecer también a reír, ¿no?

K.S. ¡Sí! y de ‘rem’, de soñar…

Seguro que también te interesa...

Kike Sarasola con Beatriz Cortázar

Kike Sarasola habla de su futura paternidad en el número 263 de 'Hoy Corazón'

Kike Sarasola: "Estoy muy nervioso ante la llegada de mis hijos"

Kike Sarasola y Carlos Marrero organizan un acto benéfico


Horóscopo