celebrities

Paz Padilla: "¿Posar desnuda? No quiero cortar la digestión a nadie"

No sabemos de dónde saca el tiempo Paz Padilla, pero, a su participación en 'La que se avecina' y en 'Sálvame', suma ahora un nuevo trabajo: la recién estrenada obra de teatro 'Desatadas'.

Paz Padilla nos habla de cómo consigue compaginar todos sus proyectos laborales.
Paz Padilla nos habla de cómo consigue compaginar todos sus proyectos laborales. jau fornés.

Acaba de volver a los escenarios con la obra 'Desatadas', de Félix Sabroso, en el teatro Capitol. Y Paz Padilla (48) lo hace con la misma ilusión y nervios de quien debuta ante el público.

Dispuesta a aprovechar todo lo bueno que pase por su vida lo único que hoy anhela es tiempo para poder hacer aún más cosas. 'La que se avecina', 'Sálvame' y, ahora, una obra en cartel son sus retos profesionales. De lo personal, también habla.

Corazón Con todo lo que tiene encima, inaugura este 2018 con su vuelta a los escenarios con 'Desatadas'. ¿No es mucho para el cuerpo?

Paz Padilla Echaba de menos el teatro. He hecho muchos monólogos y también la obra 'Sofocos', pero, últimamente, no tenía tiempo por mi trabajo. Cuando me lo ofrecieron, me apetecía muchísimo y acepté. Me encanta el contacto con el público y, además, pensé que, con la vuelta de Jorge Javier, tendría algo más de tiempo.

C. Dicen que los actores maduran de verdad cuando se suben a un escenario.

P.P. Es verdad que en esta profesión no te valoran igual si no haces teatro. La televisión es efímera en cuanto a que hay muchos famosos sin talento. Con que digas que has estado con fulanito de tal, ya te conviertes en famoso, pero no en artista. Además, en la estructura de los programas, el público no tiene ningún peso específico. Hay un realizador que les dice cuando aplaudir y ya está. Pienso, además, que en este país se ha perdido mucho el respeto al artista, precisamente, por programas que han convertido a cualquier persona en eso. Simplemente el hecho de salir de un reality te convierte en famoso. Son personas que ni cantan ni bailan ni saben hacer nada, simplemente ir a la discoteca.

C. Hombre, que diga usted eso trabajando en un programa donde casi todas las tardes se habla de ese tipo de personajes… ¿no es una contradicción?

P.P. Sé, perfectamente, dónde estoy, pero eso no me ciega a la hora de reconocer que hay mucha gente famosa porque sí. Además, no suelen valorar al público, que es quien, finalmente, va a verte al cine o al teatro y por eso hay que tratarle con cariño. Por eso, los que no han tocado un escenario no saben la importancia que tiene el público que te sigue.

C. ¿Dónde se siente más cómoda? Participa en La que se avecina, está en un programa diario de corazón, ahora en teatro...

P.P. Tengo mucho que aprender en todas partes y me siento feliz en todas ella. Me encanta mi papel de la Chusa en la serie, ya que me permite meterme en la piel de un personaje que no tiene nada que ver conmigo. En Sálvame, me lo paso genial, porque es otro ‘culebrón’. De todos mis trabajos, es donde más he aprendido.

Soy de las que prefieren que se agote el amor de tanto usarlo"

C. ¿Cuánto de actriz hay de usted cuando ejerce de presentadora?

P.P. Creo que todos los que presentamos estamos actuando. Te pones el traje de presentador y asumes hablar de una forma, hacer ese personaje y es muy raro que saque a Mari Paz.

C. ¿Y cuándo la saca?

P.P. En 'Sálvame' ha salido alguna vez, cuando me preguntan por algunas situaciones que he vivido yo. Pero siempre distingo entre Paz Padilla y Mari Paz.

C. ¿Hay mucha diferencia?

P.P. Por supuesto. En el programa, hay momentos muy complicados en los que veo a mis compañeros sufrir, pero tengo que sacar a Paz Padilla, porque es mi trabajo, lo que me piden que haga. De todas formas, hemos cambiado mucho en estos años.

C. Hay tardes que la veo pasarlo francamente mal y sufrir con lo que ocurre en el plató. Cuando llega a casa, ¿no resulta agotador?

P.P. Tengo la suerte y la habilidad de saber desconectar cuando salgo del trabajo. Es igual que cuando hago de Chusa y digo esas barbaridades. Una vez que cuelgo el delantal, se acabó el personaje.

C. ¿Cómo es Mari Paz?

P.P. En el programa de Bertín Osborne ('Mi casa es la tuya') se ha visto perfectamente cómo soy. Precisamente, una de las razones que me motivaron a hacerlo, además del cariño que siento por Bertín, fue porque, después de ocho años haciendo 'Sálvame', quería que me vieran cómo yo era realmente. Mostrar mi vida y el día a día, para que vean la diferencia de la Paz que presenta.

Paz Padilla comparte cartel en 'Desatadas' con Natalie Pinot y Rocío Marín.
Paz Padilla comparte cartel en 'Desatadas' con Natalie Pinot y Rocío Marín.

C. Siempre ha contado que su madre las pasó canutas para sacar a siete hijos adelante. ¿Imaginaba de niña que iba a tener todo lo que ha conseguido hoy?

P.P. Hace poco han comentado que de niña tuve que ir a Cáritas, y no es verdad. La situación de mi madre, hace casi 50 años, con tantos hijos hizo que ella sí tuviera que ir. Pero mis recuerdos de infancia son muy alegres, nosotros no nos enterábamos. He tenido la suerte de que mi madre cubrió todas las carencias. Estoy orgullosa de trabajar en algo que me gusta, de tener una familia muy unida y de que nos queremos mucho. Cuando me escriben para decirme que estoy montada en el dólar, me quedo muy sorprendida. Supongo que es el precio de estar en 'Sálvame'.

C. ¿Es muy hormiguita?

P.P. Soy muy realista. Nunca me meto en gastos o aventuras que no puedo afrontar. Es mi forma de ser. Así soy también a la hora de aceptar proyectos de trabajo. Nunca he estado en espacios que hayan fracasado. Sé cuáles son mis limitaciones, por eso he rechazado ofertas en las que no me veía.

C. ¿Nunca le ofrecieron posar desnuda para 'Interviú'?

P.P. Sí, y yo ni me había enterado. Una vez me lo dijo un responsable de la revista, pero nunca creí que fuera en serio.

C. He visto que se cuida mucho y se le ha puesto cuerpazo.

P.P. Dejé de fumar, cogí cinco kilos y empecé a hacer deporte. Fue cuando descubrí lo bien que me sentaba y que ya no me dolía nada. Me cuido por salud, realmente.

C. ¿Qué haría falta para que posara desnuda?

P.P. ¿Yo? Jamás lo haría, me da mucha vergüenza. Tengo que tener respeto a la gente, no quiero cortarle la digestión a nadie.

C. Hace poco Joaquín Prat dijo que tenía uno de los pechos más bonitos que jamás había visto.

P.P. Eso es que está muy falto (risas).

C. ¿Qué tal lleva que su hija se haya instalado en Londres?

P.P. Me había preparado mentalmente, así que, a la hora de la verdad, no me ha resultado tan duro. Además, tengo una vida muy plena ahora. Piensa que durante muchísimos años, lo único que he hecho ha sido trabajar y dedicarme a mi hija. Prácticamente no disfruté de la juventud, porque me quedé embarazada a los 24 años. Ahora que ella es adulta, estoy empezando a disfrutar de la vida, salir y viajar... Aunque, también es verdad, voy mucho a Inglaterra.

Sé dónde estoy, pero eso no me ciega a la hora de reconocer que hay mucha gente famosa porque sí"

C. También tiene una vida sentimental plena junto a su marido, Antonio Vidal. ¿Qué tal lleva ser el esposo de Paz Padilla?

P.P. Sabe, perfectamente, cuál es mi situación y mi trabajo. Lo entiende y lo respeta. Es un gran apoyo y, además, me valora. Para mí, es muy importante. De todas formas, te diré que hay cosas que nunca hemos tenido que hablar, porque se sobreentienden.

C. ¿Cómo lleva que él viva en Cádiz?

P.P. Pues mal, pero sé que él está donde tiene que estar. He estado sola muchísimos años y siempre tuve muy claro que, si algún día llegaba una persona a mi vida, tendría que saber y respetar mis circunstancias. Jamás le pediría a nadie que cambiara su vida por mí. Por supuesto, me encantaría estar con él todos los días y es algo que pido siempre en Fin de Año. Vivir juntos y salud para los míos.

C. ¿Y no cree que es bueno que corra el aire y así no llegar a la rutina?

P.P. No, yo soy de las que prefieren que se agote el amor de tanto usarlo.

C. ¿No resulta triste llegar a casa después de una larga jornada de trabajo y que no haya nadie para compartir ese tiempo?

P.P. Sé disfrutar de mi soledad y, además, creo que igual que nacimos solos, hay que aprender a convivir con la soledad. Nunca me he aburrido y reconozco que mi único sueño es jubilarme para tener tiempo y disfrutar de las cosas que quiero hacer.

C. ¿Es consciente de que va a competir en la cartelera con Jorge Javier Vázquez?

P.P. Nosotros nunca competimos. Además, estaremos días distintos. En el teatro no hay competencia. De todas formas, me encanta que Jorge haga teatro, porque ha descubierto que, en ese mundo, es muy feliz.

C. ¿Qué le quita el sueño?

P.P. Pocas cosas. Soy muy positiva, incluso, ante lo malo, sé buscar el lado bueno. Evidentemente, si un ser querido enfermara, no hablaría así, pero, por suerte, no es el caso.

C. Dicen que esta puede ser la última temporada de 'Sálvame'.

P.P. Pocas cosas. Soy muy positiva, incluso, ante lo malo, sé buscar el lado bueno. Evidentemente, si un ser querido enfermara, no hablaría así, pero, por suerte, no es el caso. Dicen que esta puede ser la última temporada de Sálvame. Soy muy feliz allí y, si algún día acaba porque lo quiere el público, nacerán otras cosas o me iré un mes a Brasil. En cualquier caso, llevo escuchando ese rumor desde hace ocho años. He dado mucho de mí en este trabajo. Jorge Javier ha tenido sus idas y venidas en momentos determinados. Hay momentos en los que me digo que necesito un descanso. Pero para nada quiero que se acabe. Y, si sucede, que me coja allí cuando llegue el momento.

Seguro que también te interesa...

El incendio que traumatizó a la familia de Paz Padilla

Paz Padilla amenaza con dejar 'Sálvame'

La razón por la que Paz Padilla no celebrará el fin de año con sus compañeros

Paz Padilla, rota de dolor con la muerte de Chiquito de la Calzada

La estrategia de Paz Padilla para quitarse a los 'haters' de encima

¿Sabías que Paz Padilla es Libra? Consulta su horóscopo?


Horóscopo