celebrities

Sergi Arola, hundido y sin un euro

Ha tocado fondo. Las imágenes que les mostramos de Sergi Arola no son más que el reflejo de la situación económica en la que se encuentra. Analizamos sus cuentas.

Sergi Arola, muy desmejorado, por las calles de Madrid hace unos días.
Sergi Arola, muy desmejorado, por las calles de Madrid hace unos días. gtres

"Hundido, descentrado, sin un euro, deshecho", así califican sus más cercanos la situación del otrora afamado cocinero Sergi Arola (49), que parece haber tocado fondo. El reputado chef, que llegó a ostentar dos estrellas Michelin y fue uno de los pioneros de la cocina de vanguardia en España, acudió hace escasos días de una manera irreconocible, con ropa muy 'sport', el pelo largo, suelto y aspecto desaliñado –como pueden ver en estas imágenes– a la unidad de urgencias por un ataque de ansiedad., episodio del que acudió a hablar a 'Espejo Público'.

El chef, que llegó a gestionar –ya fuera como dueño o, en la mayoría de los casos, como asesor culinario– hasta 17 asesorias, ahora solo trabaja en el Restaurante LAB by Sergi Arola, en el lujoso Penha Longa Hotel, en Sintra (Portugal). Allí, es solo un asalariado con nómina.

Ya no tiene nada. Ninguna propiedad. Ni siquiera su famosa moto Harley Davidson, a la que llamaba "la pequeña". La vendió vía Twitter, adjuntando una foto de la moto y un número de contacto. El cocinero catalán se mueve en una motocicleta que le ha cedido una marca comercial. No tiene otro vehículo y, de hecho, este es su medio de transporte cuando viaja hasta Portugal, su único refugio.

En España va de piso en piso, de amigo en amigo"

"Siempre he querido pagar mis deudas", ha reconocido el cocinero, pero ya no hay patrimonio que le permita afrontarlo. Arola, que se separó de Sara Fort en el año 2012 –tiene dos hijas con ella–, tuvo que vender hasta su chalet conyugal de dos plantas en una conocida colonia residencial próxima al Parque de Berlín, en la zona norte de Madrid. También, como señalan sus amigos, ha perdido su última vivienda de 75 metros cuadrados: la que poseía en el barrio de Manoteras en Madrid. "En España va de piso en piso, de amigo en amigo. No tiene ni para pagarse un buen menú", afirman sus conocidos.

Cegado por el amor

Esta abrupta caída la relacionan sus amigos con su separación –sentimental primero y luego profesional– de su última mujer: "Sara era la que le sostenía en la realidad". De ella se divorció en 2012, pero siguió colaborando profesionalmente hasta el 2016. Un año antes, en 2015, sorprendió a todos al iniciar una relación con la presentadora y modelo Silvia Fominaya, a la que llegó a pedir matrimonio. Cuatro meses después, era ella la que confirmaba la ruptura.

Su relación desde entonces es tan caótica como la propia vida del chef. En la ruptura, Fominaya declaró que no era un punto y final, sino un punto y seguido: "Es un ser estupendo, pero yo necesito tiempo para solucionar los temas judiciales que tengo pendientes con el padre de mis hijos".

Un punto que se prolonga en el tiempo, de hecho, la vista por su divorcio que debió celebrarse en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vigo el pasado mes de diciembre, se aplazó hasta abril. Pero Sergi Arola insistía hace poco en un programa de TVE: "Estoy preparando mi tercera boda".

Mientras, Arola ha ayudado a la presentadora a abrir su propio restaurante (Por la Jeta), en la zona de moda de A Coruña. "Es el amor de mi vida", ha declarado, aunque para sus amigos es uno de los principales motivos de su descenso a los infiernos.

Sergi demuestra esta pasión por Fominaya en todos los ámbitos, especialmente, en las redes sociales, donde se ha convertido en un usuario compulsivo. Igual tuitea los mensajes de Silvia o de la marca de automóviles con la que esta colabora

Siete millones de deuda

Hoy, Arola sigue investigado por Hacienda, en concreto por la unidad antifraude. Sus problemas con el Fisco vienen de lejos y truncaron el éxito de los primeros años. La historia de este chef, discípulo aventajado de Ferran Adrià y Pierre Gagnaire, comenzó con su desembarco en Madrid, donde abrió La Broche, para trasladarse, en el año 2000, al hotel Miguel Ángel. El éxito le llevó a emprender por su cuenta. Con esta decisión, empezaron sus problemas económicos. Así constituyó la sociedad mercantil Fortarola Restauración SL, con la que creó su restaurante Sergi Arola Gastro, situado en la céntrica calle Zurbano, en la capital.

En el mes de abril del pasado año, esta sociedad presentó la solicitud de concurso voluntario de acreedores, con una abultada deuda de siete millones de euros con bancos y proveedores. Estos ven imposible ya recuperar su dinero. De hecho, Arola cerró el restaurante en 2016 sin ni siquiera poder trasladar la decoración, mobiliario o cocinas, que una vez subastados podían haberle servido para aminorar esta cuantiosa deuda.

Según detalló Arola en la memoria aportada en el juzgado, la sociedad invirtió cinco millones de euros en la decoración y obras, que se prolongaron durante dos años, gracias a un crédito hipotecario del Banco Espirito Santo (hoy Novo Banco), ya que la sociedad se constituyó con tan solo 3.100 euros. Tras la apertura, que fue un éxito en lo gastronómico, empezaron los problemas financieros, que nunca tuvo beneficios. De hecho, señala en la memoria que estuvo "en quiebra técnica ya desde el primer ejercicio".

Buscando protagonismo

Así, en junio de 2013, la Agencia Tributaria precintó, durante dos semanas, el restaurante por una deuda global de 308.000 euros con Hacienda y la Seguridad Social. Por aquel entonces, tuvo que firmar con el Fisco un reconocimiento de deuda, pagar 20.000 euros de entrada –se los dio un patrocinador de su restaurante– y llegar a un acuerdo con los inspectores tributarios de que no iba a emprender acciones judiciales en desacuerdo contra la Hacienda pública española. El acuerdo le obligaba a abonar 2.500 euros al mes, cifra que, posteriormente, solicitaron ampliar hasta los 3.500 euros mensuales.

Y mientras esto ocurre, el antaño discreto chef Sergi Arola sigue buscando el protagonismo en entrevistas, programas, ferias... Quizá para maquillar una situación insostenible que está lastrando a uno de nuestros cocineros más afamados. Ya saben, para ganarse un dinero con el que ir tapando el desaguisado económico en el que se ha visto envuelto.

¿Sabías que Sergi Arola es Aries? Consulta su horóscopo

Seguro que también te interesa...

Sergi Arola: "Hay gente muy cabreada que quiere hacerme caer"

La confesión más dura de Pablo López: estuvo arruinado tras 'Operación Triunfo'

Rappel: "Es mentira que estoy arruinado"

Antonio David, ahogado por las deudas

Sergi Arola confirma su noviazgo con Silvia Fominaya

Silvia Fominaya rompe con Sergi Arola


Horóscopo