celebrities

'Rottweilers'

Una semana más, ofrecemos la opinión de nuestra colaboradora Anne Igartiburu, que en esta ocasión habla de las personas que rodean a los famosos y hacen que sean más o menos accesibles.

Anne Igartiburu junto a Antonio Banderas.
Anne Igartiburu junto a Antonio Banderas. d.r.

En todos estos años en la televisión y en el mundo de la comunicación, incluso el espectáculo, me ha tocado lidiar con todo tipo de personas. Y puedo asegurar que, con el tiempo, he aprendido mucho de todas ellas. Vaya eso por delante. Artistas, técnicos, empresarios, equipos de producción, organizadores de eventos, auxiliares, fotógrafos, estilistas, chóferes, representantes de artistas, asistentes, periodistas... Hay muchos oficios que rodean al mundo del entretenimiento.

Todos cumplen su cometido y, en la mayoría de las ocasiones, con la actitud de tomárselo muy en serio. Hoy me quiero centrar en el equipo que rodea a una celebridad. El círculo más cercano. Normalmente, son representantes, asistentes, road managers o los llamados publicist. Algunos están físicamente cuando acudimos a su convocatoria y otros simplemente gestionan los encuentros con los medios.

Ellos son los que deciden cómo, cuándo y con quién se va a entrevistar el artista o personaje y, por lo tanto, de ellos depende que nos atienda y en qué circunstancias. Oficinas de 'managing' o 'bookers' de modelos, discográficas y jefes de prensa del estreno de una película. Con ellos, y muchos más profesionales, debemos negociar las entrevistas en exclusiva que después ofrecemos al espectador.

Cuanta más relevancia tenga el entrevistado en cuestión, más cuesta superar las barreras

Y cuanta más relevancia tenga el entrevistado en cuestión, normalmente más cuesta superar las barreras. No seré yo quien cuestione su trabajo, pero sí quiero destacar aquí lo que se agradece que todo sea fácil, claro, comprensible y favorable para que el trabajo sea cuanto menos agradable, y crear un ambiente propicio. Entrevistar a alguien que, sabemos, está obligado a conceder encuentros con la prensa, no es siempre fácil para ninguna de las partes. Por tanto, hay que empezar por la buena disposición que pueda tener el personaje. Aunque sea un tópico, muchas veces, es más ameno un encuentro con una gran estrella de Hollywood que alguien con menos repercusión mediática, aunque ambos nos interesen mucho por la actualidad que suponen.

Llegar a todos ellos, a veces, suponen decenas de correos intercambiados, ajuste y reajuste de agendas y horarios, y condiciones que no siempre son justificadas. Los profesionales  que rodean al personaje, muchas veces, lo temen.

Temen ser despedidos por un enfado o que se muestre contrariado. Esto crea un ambiente muy tenso. En ese momento, me pregunto hasta qué punto esta actitud a la defensiva de todos, favorece a la buena imagen, pero lo más importante, al buen fluir de cualquier promoción. Un ejemplo: llegar a artistas como Antonio Banderas no siempre es fácil por su agenda. Pero os aseguro que, cuando tienes al actor delante, se entrega de manera abierta y generosa. Aporta y acepta sin condiciones. No esconde nada y sabe mantener un ambiente cordial. Sensatez y profesionalidad a favor de obra. Llegar a Angelina Jolie es algo exclusivo, pero una vez con ella, te atiende consciente de que está de promoción de su película. Antes de llegar a ella, se pacta todo o casi todo.

Incluso –cómo no–, dónde irán las luces de la entrevista, si es que no las coloca su equipo y tú eres la invitada a la sala de hotel de turno alquilada para la ocasión. Son las cosas de esta profesión. Pero si nos centramos en los 'rottweilers' con cara de pocos amigos que hay alrededor de alguna de estas estrellas, he de decir que no se andan con miramientos. Y no es nada agradable.

Cuesta muy poco ser amable y entender lo que nos supone esa entrevista a todo el equipo. Colaborar y ayudar en ese momento, se agradece eternamente. Algunos artistas son muy listos y tienen cerca esa persona amable que nos ayuda. Otros, en cambio, colocan auténticas barreras que entorpecen el trabajo y dan muy mala imagen de su persona. Y entonces ya, no es nada más que una farsa.

Gracias a todos los que nos ayudan en el cometido de nuestro trabajo como equipo y una tarjeta roja a los que nos alejan de contar lo que hay detrás de un artista que tiene como escaparate una pantalla de televisión amable, abierta a millones de espectadores.

Seguro que también te interesa...

Y ella dijo "sí"

Sutil propósito poderoso

Vergüenza (ajena) y pudor

¿Sabías que Anne Igartiburu es Acuario? Consulta su horóscopo


Horóscopo