Lo primero que encontramos en el impoluto pero también diminuto (como todos los de los barcos que realizan cruceros fluviales por Rusia) camarote del “Leonid Sobolev”, fue una tarjeta de bienvenida que decía “A lo largo del viaje se recorrerán las aguas de ríos caudalosos, de hermosos lagos y se irán sucediendo encantadoras islas, ciudades históricas, aldeas de pescadores o localidades típicas ribereñas. En todos estos destinos el viajero podrá hacer un alto en el camino y percibir por los sentidos la riqueza de esta tierra, descubrir sus tradiciones, degustar su gastronomía y disfrutar de su arte y de su espiritualidad”. Nunca una propaganda turística ha resultado más cierta.

Todo lo prometido se cumplió, navegando desde San Petersburgo hasta Moscú, en un recorrido de 2.000 kilómetros.

Empezamos por San Petersburgo, una ciudad magnífica, algo parecida a otras centroeuropeas pero ésta surcada por 86 ríos y canales (la “Venecia del Norte”) que le confieren esplendor y no sólo en los palacios, jardines y museos de la que fue capital de Rusia y que, aún hoy, se considera el núcleo cultural, artístico e intelectual del país. 

Hace poco celebró su 300 aniversario y el Gobierno (Putín nació aquí), invirtió millones de rublos para las celebraciones (muchos de los cuales, dicen, se perdieron entre los vericuetos de la corrupción, cosa que sus habitantes parecen ver tan “normal” como la carestía de vida o los carteristas que se mezclan con los vendedoras de flores en los lugares turísticos).

Pedro I está presente en su historia local y en el Palacio de Peterhoff, el Versalles ruso que junto con el de Catalina en Pushkin, son de los más visitados.

Si se tiene la suerte de contar con una buena guía gracias Katia de Politour!) uno se entera, no solamente, de cómo los nazis robaron la decoración de la Cámara de Ámbar sino de cómo fue años más tarde redecorada con financiación alemana o de los nombres y vidas de los zares (incluidos los Romanov) que descansan de sus azarosas, caprichosas y boyantes existencias en la fortaleza de San Pedro y San Pablo.

Y, entre otras bellezas, pasar horas dentro del antiguo Palacio de Invierno (actual Museo del Ermitage) o ver el resplandor del sol en las coloristas cúpulas de la iglesia de San Salvador Ensangrentado (tan parecida pero tan distinta de la Catedral de San Basilio en Moscú) o pasear en lancha por las rutas acuáticas que el rio Neva caprichosamente dibuja por esta ciudad para admirar las preciosas construcciones de sus orillas.

El crucero en sí desde aquí hasta Moscú, discurre por los ríos Neva, Svir, Kovzha, Shekna y Volga, atraviesa los lagos Blanco, Ladoga y Anega (estos últimos los mayores de Europa) y una multitud de esclusas de los canales Volga-Báltico y de Moscú, embalses que forman parte del recorrido, una experiencia única para conocer la forma y en qué condiciones son los barcos elevados o descendidos hasta alcanzar el nivel acuático que marca su ruta, mientras, se va sucediendo un paisaje ensoñador, contemplando el verdor natural de sus orillas, roto por las preciosas localidades típicas ribereñas, los muchos monasterios e iglesias ortodoxas con sus características cúpulas y colores, la vida de las personas que pescan, se bañan o, simplemente, nos saludan desde su mundo, creando una imaginaria unión entre ellos y nosotros, los que estamos en el barco, al margen de diferencias de idioma o nacionalidad.

Durante esos días, fotografiamos desde la cubierta del barco fortalezas de antiguas guerras, torres emergentes de lo que fueron pueblos ahora hundidos, monasterios y palacios que colgaban de las partes altas de las riberas.

Visitamos lugares tan sorprendentes como la isla de Kizhi, reserva nacional etnográfica con su museo al aire libre de arquitectura de madera, uno de cuyos monumentos es la iglesia de la Transfiguración con sus 22 cúpulas de madera sin clavos, Goritsi (Kirilo-Belozerski, un lugar de peregrinaje), Yaroslavl, con su museo de Iconos, Uglich, cuyo centro es Patrimonio de la Humanidad, contemplando en todos ellos la increíble belleza de sus iconostasios y las voces de los coros que cantaban canciones populares y clásicas rusas para nosotros.

Paseamos entre vendedoras de artesanía, que en este país es primorosa y entre viejecitas que nos ofrecían ramos de flores silvestres, actividad con la que paliar, en parte, la escasez de sus pensiones.

Finalmente Moscú, un país dentro de otro. Único lugar donde nos advirtieron de que al ir por la calle portásemos sólo fotocopia del pasaporte, visado, tarjeta de entrada y de la confirmación del hospedaje porque si se llevan los originales, la policía puede, después de revisarlos, exigir dinero a cambio de su devolución, “costumbre” que irrita, por su frecuencia, al sector turístico, que trata, por otra parte, con una amabilidad ilimitada a los huéspedes de una industria todavía incipiente pero en el que ellos ven un gran futuro, sobre todo para las mujeres jóvenes que han salido al mercado laboral con la habitual fuerza y profesionalidad femenina.

Aquí viven 11 millones de personas que producen (a pesar de contar con una serie de líneas de un metro de bonitas instalaciones y vetustos vagones), atascos diarios que pueden ser de una hora y media para una distancia de 6 kilómetros.

Así que, con paciencia, se conoce, de día, la Plaza Roja (con San Basilio y el Mausoleo de Lenín), la colina del Pinar (actual Kremlin con sus edificios religiosos, La Asunción, La Anunciación, San Miguel Arcángel, gubernamentales, civiles y museos), el Convento Novodevichi (el de “El lago de los cisnes”), o se vuelve de noche para admirar, eso sí, una de las mejores iluminaciones nocturnas, llevada a cabo a raíz del 850 aniversario de la ciudad.

Y se vuelve uno a casa, recordando al personal de un barco que ha sido su hogar durante casi dos semanas, un pequeño hotel primorosamente llevado por amabilísimas camareras, cocineras, limpiadoras que, a pesar de la barrera del idioma, han mostrado en todo momento su capacidad para hacernos el viaje mucho más placentero.

Imagino que ésa debe ser la diferencia entre el pueblo ruso en general y algunos rusos que, desgraciadamente, conocemos en España. Ellas logran que entre los souvenirs de recuerdo, quede su sincero “spasiba” (gracias) por cualquier detalle que se tengamos con ellos.

“¿Se debe aconsejar este viaje?”. Pues si tenemos en cuenta que las actividades de a bordo iban desde conferencias sobre historia rusa y de la iglesia ortodoxa hasta “cómo doblar servilletas” pues no a aquellos que desean para sus vacaciones cruceros de fiestas y programas lúdicos tipo oceánico o mediterráneo pero sí a los que les guste contemplar otras culturas con la laxitud y humildad del que agradece a la vida el poder hacerlo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
profile

Mujer hoy

Mujerhoy

6 imprescindibles para regalar cuando alguien cercano espera un bebé http://t.co/UnLPVjojoB #mhtendencias Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

El 'superglam' se lleva casual en Dsquared en la #MFW14 vía @gervasioperez http://t.co/2Sl0lQkivK Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¿Lo conoces Glúteos firmes con el entrenamiento a intervalos de alta intensidad http://t.co/SbP2LixvKE Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¡Nos gusta tu lozanía y tu sentido del humor! Bravo por dejar el tabaco. ¡Eres lo más @taniallasera ! http://t.co/nw89pqx9De Muak Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Sarah Jessica Parker, al más puro estilo Carrie Bradshaw con total look de @CHANEL http://t.co/ZdyU7OrWtf Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

¡Blogueras en Milán! Ficha tu look favorito de la #MFW14 http://t.co/4uj4qpkDLp con @AidaDomenech @GalaGonzalez o @ChiaraFerragni Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

¿Una cita especial esta noche? Ficha el total look in black de @marsaura http://t.co/AKmJvt5ppk ¡Sexy chic! Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

RT @Zenitcom: #TimeToSmile une a Belén Rueda,Eduard Fernández,Imanol Arias,Juana Acosta,Manuela Vellés y Miguel A. Muñoz http://t.co/L0xTaW Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Minibolsos! A la última este otoño con la selección de #shoppingphilosophy http://t.co/pKEz7hbYdJ Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Picante para adelgazar! ¿Quieres saber cómo y cuándo? http://t.co/oYK42psFGn En #AdelgazarSabiendo Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Instagram