Murió como había vivido las últimas décadas: de forma discreta en su residencia de Beverly Hills. Se quedó dormida y ya no se despertó. Tenía 91 años y un montón de recuerdos a sus espaldas. Esther Williams fue una de las grandes estrellas de su tiempo y hasta inventaron un género para ella: el musical acuático, con el que año tras año se convertía en una de las actrices más taquilleras y mejor pagadas de Hollywood gracias a títulos como 'Escuela de sirenas', 'Juego de pasiones' o 'La hija de Neptuno'. ¿Las recuerdan? Había siempre mucha agua y ella, con su eterna sonrisa, nadaba, bailaba y hacía mil piruetas subacuáticas mucho antes de que existiera la natación sincronizada. Añádanle todo tipo de adornos, desde nenúfares hasta llamas de varios metros de altura y docenas de nadadoras.

Pura fantasía que tenía poco que ver con los orígenes humildes y bien reales de la familia Williams, formada por un pintor y una maestra. Ambos, junto a sus cuatro hijos, se trasladaron a Los Ángeles después de que una actriz de la época creyera ver en uno de ellos, Stanton, el suficiente talento como para triunfar en el cine.

Esther, la menor de todos, aún no había nacido y casi se queda por el camino, ya que la madre intentó abortar. Muchos años después, la actriz decía entender la decisión y comentaba que para ella cuatro hijos también hubieran sido suficientes. La carrera de Stanton se torció y él murió a los 16 años de una obstrucción intestinal, mientras la pequeña de la familia empezaba a acudir a una piscina que había cerca de su casa.

Para pagarse la entrada, trabajaba recogiendo toallas. No fue lo único que hizo: también aprendió a nadar con los socorristas y a los 16 años ya era tricampeona de Estados Unidos. En esta época también ocurrió uno de los episodios más dramáticos de su vida: sufrió abusos sexuales por parte del hijo de unos amigos de sus padres que se había trasladado a vivir con ellos. 

La natación fue el primer paso, pero después empezó a trabajar como modelo. Su primera gran oportunidad fue en un espectáculo acuático con Johnny Weissmuller. «No es que interpretara a Tarzán, es que se creía Tarzan», decía siempre Williams sobre él. También le describía como un dios: tan fuerte, tan alto, tan arrogante. Un dios, en cualquier caso, más bien pagano, que aprovechaba la menor oportunidad para exhibirse, especialmente ante su compañera. Quería que todos supieran lo bien dotado que estaba y, trabajando en bañador, le resultaba bastante fácil hacerlo. No era lo único que pretendía Weissmuller de Williams y el tiempo que pasaron juntos se convirtió en una «pesadilla sexual» en palabras de la actriz, que recreaba esos episodios con gran humor en sus memorias.

Un matrimonio aburrido
En 1940, con sólo 19 años, Esther Williams se casó por primera vez. El afortunado fue Leonard Kovner, estudiante de medicina a quien la actriz conoció durante su breve paso por la universidad. Un hombre «listo, guapo, responsable y... aburrido», según le describió Williams muchos años después. Un aburrimiento que debía parecerle a ella cada vez mayor a medida que iba haciéndose una carrera como actriz.

¿Cómo no considerarle un muermo si mientras él se quemaba las pestañas para aprobar los exámenes, ella iba a hacer una prueba y el encargado de darle la réplica era su actor favorito, Clark Gable? Para más inri, Gable no se había molestado en aprenderse las dos líneas que debía decir y optó por besar a la aspirante. Y no una, sino cinco veces. Y todo ello con Carole Lombard, su mujer, delante.

Gracias a esa prueba y a esos cinco besos, la nadadora fichó por la Metro Goldwyn Mayer, que le construiría la famosa piscina con las llamas de varios metros de altura, géiser y plataformas para salir del agua como por arte de magia. Un juguetito de 250.000 dólares de la época y que Williams elogiaba diciendo: «Nunca la fontanería se ha utilizado de forma tan glamurosa».

Y después del aspirante a doctor, vino el ‘cachorrito’. Ben Austin Gage, el segundo marido, era actor, cantante y ponía la voz en los anuncios del programa de radio de Bob Hope. «Era divertido, juvenil, casi parecía un cachorrito, justo lo que necesitaba después de la oscuridad de Leonard», contó Williams en cierta ocasión. Tuvieron tres hijos, pero el matrimonio se convirtió en un infierno. El ‘cachorrito’ tenía en realidad mucho de garrapata y una horrible tendencia a chuparle la sangre a su mujer. La sangre por no decir el dinero que se gastaba en apuestas y en desastrosas inversiones que dejaron arruinada a la estrella. Y encima bebía. Un auténtico desastre, aunque el peor de sus maridos aún estaba por llegar.

Trece años de encierro en casa
Se llamaba Fernando Lamas y era el padre de Lorenzo. Un argentino que también había sido campeón de natación y al que conoció cuando él acababa de llegar a Estados Unidos. Al parecer, entonces no pasó nada, porque él estaba demasiado ocupado con Lana Turner, vecina de camerino de Williams. La sirena, eso sí, les espió en cierta ocasión con el viejo truco del vaso de cristal pegado a la pared. La sinfonía de gemidos la dejó sin habla. Quizá por eso, o quizá no, años después cayó en brazos del argentino y aceptó lo inaceptable de él.

«¿Puedes dejar de ser Esther Williams?», le preguntó Lamas, y ella dijo que sí, con la condición de que él no le fuera infiel. Eso se tradujo en el abandono de su carrera y hasta de sus tres hijos. Lamas no podía ni verlos porque les recordaban que ella había estado antes con otros hombres. Tal cual. Durante los 13 años que duró su matrimonio, la actriz solía encontrase con sus hijos en aparcamientos públicos mientras ellos vivían con su padre o una tía.Cuando en 1982, Lamas murió de cáncer, una de las primeras llamadas que recibió la viuda fue la de su amiga Shirley MacLaine. «Ahora ya puedes salir de casa», le dijo, y ella, en efecto, volvió a salir y retomó la relación con sus hijos. 

Hubo también novios y amantes, como Victor Mature, que se convirtió en su paño de lágrimas, o el también actor Jeff Chandler, con el que mantuvo una relación de tres años e incluso estuvo a punto de casarse. Hasta que descubrió lo mucho que le gustaba a él travestirse. Pero la vida de Williams la obligó a dejarse la piel en la piscina, con horas de entrenamiento. Casi se deja también la vida.

De sus rodajes se cuentas cientos de anécdotas. Como ese bañador que pesaba demasiado y la llevó directa al fondo de la piscina, de donde tuvo que salir desnuda porque si no, no había forma de subir. O sus tres embarazos que vivió sin dejar de trabajar. O el accidente más grave que sufrió al saltar al agua y que la tuvo más de seis meses de baja.

Tras abandonar el cine, creó una línea de bañadores, otra de piscinas y de cualquier cosa relacionada con la natación. A su último marido, Ed Bell, le conoció cuando él la llamó para que colaborara con los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, en los que la natación sincronizada debutaba como disciplina olímpica. Ella tenía 73 años y él 63. Fue su relación más feliz. El actor y profesor de literatura francesa le dio la estabilidad que siempre había deseado. Cuando, el pasado 6 de junio, la actriz falleció, muchos recordaron la frase con la que le gustaba resumir su vida: «Solo fui una nadadora que tuvo suerte».

Síguenos en Twitter: @hoy_corazon

profile

Mujer hoy

HoyCorazón

Así celebró Tana Rivera su mayoría de edad https://t.co/0ZxOJ0i5pp https://t.co/hEWL6g2Pm4 Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

La guardaespaldas de Iván Sánchez https://t.co/Fkz9sgRSRo https://t.co/HZ7BQlYLIV Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

El cambio del clan Kardashian que te dejará sin palabras https://t.co/O1NclNehC1 Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Buenos días, corazones! ¡A por el martes! Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Paz Padilla protagoniza una obtra de teatro. https://t.co/eoxkKsat9L Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Antonio Carmona recibe el alta y ya está en casa https://t.co/0PLuuLtw5E https://t.co/tSbngV6Qhh Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Las Pussycat Dolls integraban una "red de prostitución", según explica una de sus integrantes.… https://t.co/XAyobf1I4f Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

.@MileyCyrus confiesa que iba colocada en el videoclip de Wreaking Ball https://t.co/kZmJhuqnDY https://t.co/Nnt6uqK8GW Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Mayim Bialik sobre el caso #Weinstein: "Yo me visto modestamente. No flirteo con hombres" https://t.co/7NNdJ3QuAh https://t.co/nWAY46IjFW Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Shakira: "Piqué ha sido un dulce castigo del destino" https://t.co/wJPV6Ah2rY https://t.co/TaDxZmwIpL Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito