María José Campanario y su madre se encuentran en una situación muy delicada después de que el juez que instruye la 'Operación Karlos', Manuel Grosso, ha dado por buenas las grabaciones efectuadas a ambas por un supuesto fraude a la hora de conseguir una pensión de invalidez. Este viernes 15 de abril se ha reanudado el juicio con este anuncio, clave para seguir con el mismo.


Manuel Grosso ha dado por buenas las escuchas intervenidas durante la investigación policial de la llamada 'Operación Karlos' y ha rechazado todas las cuestiones previas presentadas por los abogados de la defensa.

Todas las cuestiones planteadas por los letrados de los 25 acusados -entre los que se encuentra María José Campanario, esposa del torero Jesulín de Ubrique- de formar parte de una trama organizada dedicada a la concesión de pensiones por incapacidades laborales mediante procedimientos ilegales, han sido rechazadas.

Sobre la actuación de los agentes respecto al control de los teléfonos, el juez se ha sumado a lo que ya dijo el fiscal en su primera intervención y ha calificado la labor de monitorización de "impecable", al tiempo que ha afirmado que el "tiempo les dio la razón".