Isabel Preysler: "En nuestra casa se ha perdido la intimidad"

  • Está feliz porque su marido por fin pudo abandonar el hospital, pero su día a día no tiene nada que ver con el de antes. Médicos, fisioterapeutas, enfermeras... todos viven ahora por y para Miguel Boyer. Y ella, la primera.

"En nuestra casa se ha perdido toda la intimidad", me decía Isabel Preysler justo antes de viajar a Escocia para acudir a un acto benéfico del Príncipe de Gales organizado por Porcelanosa. Desde que el pasado 24 de abril se anunciara que a Miguel Boyer le habían dado el alta hospitalaria, la vida de Isabel Preysler cambió radicalmente para dedicarse en cuerpo y alma a la evolución de su marido.

Tras el grave derrame cerebral que sufrió en febrero –por el que tuvo que ser intervenido en dos ocasiones–, los cuidados médicos que Boyer ha recibido han sido muy intensos, ya que prácticamente estuvo dos meses en la UVI.

Después de unos días en una Unidad de Cuidados Intermedios y sin pasar por una habitación de planta, fue trasladado a su casa en ambulancia para seguir con un largo proceso de rehabilitación. Se encontraba "consciente y orientado", comprendía lo que le decían y su función de habla era "francamente buena y con progresos día a día", según el último parte médico.

Dura rehabilitación
Fue en esos días cuando los médicos barajaron la posibilidad de enviarle a un centro especial de rehabilitación donde permanecería uno o dos meses a fin de mejorar su estado. Así lo hablaron con Isabel Preysler, quien desde el primer día ha estado pendiente de Boyer las 24 horas del día, y así se estudió esa posibilidad.

Hubiera sido seguramente lo más cómodo para todos, pero también lo que menos hubiera gustado a Boyer. Eso lo sabe perfectamente su esposa, quien no ha querido mandarle a ese centro "porque Miguel lo hubiera pasado muy mal", según comenta.

Ella mejor que nadie sabe cómo es el político y cómo podía deprimirle estar en un lugar ajeno a su entorno, con enfermos de todo tipo y sin el roce diario de los suyos. Por eso Isabel rechazó esa oferta y decidió, siempre en sintonía con los médicos, montar un operativo en su casa para que Boyer no solo no se deprimiera, sino que mejorara su ánimo y su estado general volviendo a su casa, a sus libros y sus muebles, y teniendo permanentemente a su lado a su esposa y a su hija Ana, además de a Tamara, que está también muy volcada en hacerle la vida mucho más fácil.

Desde que el pasado 28 de febrero Isabel se encontrara en el suelo a su esposo víctima de un derrame han sido únicamente cuatro las ocasiones en las que ha salido de casa. La primera fue para acudir al concierto en Madrid de su hijo Enrique. La segunda, para la inauguración del nuevo 'stand' de la firma de cremas de belleza Massumeh, en El Corte Inglés.

La tercera, el viaje que hizo a Barcelona en el avión de Isak Andic para la entrega del premio de Moda Mango –la única condición que puso fue que quería dormir en su casa y de ahí que Andic no dudara en prestarle su avión tras la cena–, y la cuarta ha sido esta semana, con el viaje a Escocia, donde ha estado dos noches.

A fin de cuentas, Isabel es imagen de esa firma de azulejos y su presencia en esa gala forma parte de su contrato. Ahora bien, para trasladarse a la cena del Príncipe Carlos, Preysler ha dejado perfectamente organizado todo el operativo que tiene en su casa y que supervisa personalmente.

De ahí que apenas tenga tiempo ni tan siquiera para contestar las llamadas de todas las personas que se interesan por ellos. Eternamente agradecida por cómo se están portando los médicos con Boyer, Isabel se ha hecho toda una experta en los cuidados de este tipo de pacientes y toda su energía está volcada en colaborar para que su marido vaya respondiendo. "Es un proceso muy lento", me asegura.

Prueba de amor
En este tiempo, los nervios también han hecho sus estragos y de ahí que Isabel haya adelgazado algunos kilos que hubiera deseado no perder, y muchísimo menos de esta manera. "Miguel está muy contento en casa. Las niñas son muy cariñosas con él y estamos todos pendientes", comenta.

La manera en la que se ha volcado y el sacrificio que está haciendo a diario son solo una muestra de cómo quiere a su marido. Es verdad que muchísimas esposas harían lo mismo que ella pero también que muchas amigas que están viendo a diario lo que tiene Isabel encima la admiran y comentan que ellas no saben si serían capaces de volcarse así habiendo centros especiales para ese cometido.  

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!

Publicidad
Publicidad
profile

Mujer hoy

HoyCorazón

¿Han vuelto el príncipe Enrique y Cressida Bonas? http://t.co/Q6Q1nFP6em Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Para curvas, las que trae @mujerhoy en su portada de esta semana: las de @kimkardashian http://t.co/R77lJ1FUlb Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

¿Aún no has visto el espectacular cuerpo en bikini de @beyonce? Hay quien dice que lleva algo de 'Photoshop'... http://t.co/YlSoMkr7zy Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Cher, demandada por racismo http://t.co/xrIb7rE799 Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Justin Timberlake, 'cazado' con su amante http://t.co/5YrrW5blQX Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Julio Iglesias Jr., nuestra portada de esta semana http://t.co/sPjWd28IsR Hace 6 horas · responder · retweet · favorito

Nicole Kidman, destrozada en el funeral de su padre http://t.co/FgoobSgYbh Hace 6 horas · responder · retweet · favorito

Ben Affleck, vetado en los casinos por tramposo http://t.co/fCE38Qwhuk Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

Victoria Beckham, nueva jefa de su marido y su hijo mayor http://t.co/PPhvpSjIZv Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

Aseguran que ella es la culpable, la tercera en discordia entre Mario Casas y María Valverde... http://t.co/7yGOCqOI5P Hace 9 horas · responder · retweet · favorito

Publicidad
Publicidad