La hija mayor de Amancio Ortega es lo más opuesto a una rica convencional: colegios públicos para sus hijos, conduce un utilitario, hace la compra en el mercado de su pueblo... Solo pagaría una fortuna por ser anónima.

Cada día, Sandra Ortega sale temprano de su casa en la costa de Oleiros conduciendo su Renault. Son solo ocho kilómetros hasta el centro de A Coruña, donde está la sede de la Fundación Paideia Galiza, su trabajo, su pasión y el más importante legado de su madre, Rosalía Mera. Fue esta quien la creó en 1986 para convertir su creciente fortuna en un instrumento útil para ayudar a colectivos desfavorecidos. 

Aquel año fue decisivo en muchos aspectos para Sandra Ortega, la primogénita de un matrimonio que agonizaba por entonces. Había sido testigo de cómo sus padres se iban separando mientras el negocio familiar prosperaba mucho más de lo que nunca hubieran imaginado. Amancio Ortega ya vivía una relación con su actual pareja, Flora Pérez, e incluso tuvieron a su hija Marta dos años antes de formalizarse el divorcio. 

Sandra cumplió los 18 años al tiempo que su familia se rompía y se constituía Inditex. Un 1,99 por ciento de la compañía fue para ella; su madre obtuvo un cinco por ciento. El futuro parecía próspero, la tentación de una vida fácil estaba ahí. Pero no fue eso lo que aprendió de a sus padres. Ni su madre se lo hubiera permitido. Así que tras estudiar en un instituto público, cursó la carrera de Psicología en la Universidad de Santiago para después volcarse en la fundación, mano a mano con Rosalía Mera.

Más de 20 años lleva trabajando allí, con un horario flexible para hacer la compra en el mercado del pueblo y asistir a las reuniones de padres en los colegios, también públicos, a los que asisten sus tres hijos, un adolescente de 16 años y dos niñas de 12 y 10. «Siempre está participando en reuniones de la comunidad escolar, en la preparación de la semana cultural…, nada que ver con los otros ricos que hay por la zona», señalaba al diario 'El País' Gelo García Seoane, alcalde de Oleiros.

«Es muy normal. Todos son muy discretos. Lleva una vida austera, sin ninguna ostentación». Estos fueron los comentarios más repetidos entre los vecinos que asistieron en agosto, junto a los periodistas, al entierro de Rosalía Mera (69 años). Una muerte inesperada para la que Sandra no ha logrado consuelo. 

Ahora se aferra a lo más valioso que ella le dejó: una profunda conciencia social; los recuerdos junto a su hermano Marcos (42 años), nacido con parálisis cerebral; los proyectos de la fundación… Y sí, también le dejó dinero. Mucho dinero. Tanto que, según dicen algunos de los que la conocen mejor, le incomoda porque le impone una notoriedad que Sandra aborrece. 

Por eso, probablemente le habrá desagradado ver su nombre en el tercer lugar del listado que la revista 'Forbes' acaba de publicar con las cien mayores fortunas de España (ver recuadro). Una ‘nueva rica’ con 5.400 millones de euros –incluido el paquete accionaral del cinco por ciento de Inditex y su participación en Zeltia–, en todo caso muy por debajo de los 47.600 millones de su padre. 

Todos saben que la intención de Amancio Ortega es que sea su hija Marta (29 años) quien herede la dirección del imperio textil. A ello ha enfocado su formación, más elitista que la de su hermana: colegios exclusivos en A Coruña y Suiza y estudios de Empresariales en el European Business School de Londres. El resto del aprendizaje se está completando trabajando en distintos departamentos de Inditex desde 2006. 

El patriarca (77 años) está tranquilo: el negocio va a quedar en buenas manos dentro de su núcleo familiar, que el pasado marzo creció con el nacimiento del futuro heredero, Amancio, el primer hijo de Marta y del jinete Sergio Álvarez. Este verano se les veía navegando por la Costa Azul en un yate valorado en seis millones de euros. Porque aunque la discreción sigue siendo la norma, esta parte de la familia disfruta de un ritmo de vida más acorde con lo que se espera de una de las mayores riquezas del mundo, quizá más por los gustos de Marta que por los del empresario, de una austeridad similar a la de su primera mujer y su hija mayor.

De hecho, la primera vez que la chequera de los Ortega se hizo notoria fue cuando creó el centro hípico de de Casas Novas, en Arteixo (Galicia) y el Concurso de Saltos Internacional homónimo, debido a la gran afición por la hípica de su heredera y del que después sería su yerno. Esa afición es también el origen de su amistad con otros dos jinetes, Athina Onassis y su marido, Álvaro de Miranda Neto.

Sandra, sin embargo, está alejada del ‘mundo Zara’, tanto en lo personal como en lo profesional, aunque los vínculos nunca se han roto con su padre. La relación, según dicen, es cordial, pero desde la distancia. Por eso tampoco ha existido mucho contacto entre las hermanas. 

«El padre tiene un sincero aprecio por ambas y, sobre todo, por no crear agravios futuros con un reparto manifiestamente desigual entre los tres hijos», afirma una fuente anónima que conoce bien la compañía. Por tanto, no parece que pueda surgir un enfrentamiento cuando el legado de Inditex pase a sus manos. Marta controlará la compañía y Sandra verá incrementada su participación accionarial, la segunda más importante. Sin embargo, todo apunta a que tendrá el mismo nulo interés que tuvo su madre por ejercer el poder en el imperio textil. 

Al margen de zara

Zara no es su mundo y nada ha cambiado desde que heredó la fortuna de  su madre ni nada parece que variará cuando parte de los millones de su padre pasen a engrosar su patrimonio. Entonces, probablemente se convierta en la mujer más rica del mundo, pero sus hijos seguirán estudiando en centros públicos y ella continuará residiendo en la misma casa con su marido, Pablo López, que es empleado de Inditex. Novios desde el instituto. 30 años juntos. Con la vida discreta que quieren llevar pero sabiendo que ya no podrán disfrutar de un anonimato que se resquebrajó al morir Rosalía, cuando sus primeras fotografías fueron publicadas, y que ahora 'Forbes' hace saltar en pedazos.

«Creo que Sandra tiene mucho mérito. A veces, tener unos padres brillantes en algún sentido, conocidos, puede aplastar el qué ser, el cómo ser», decía su madre en una entrevista con Iñaki Gabilondo. Y se mostraba orgullosa de que no hubiera sido así. Por eso sus objetivos siguen estando en la fundación, en la vida escolar de sus hijos y en la compra en el coche familiar. Sí, es una magnate, pero se niega a admitirlo.

Síguenos en Twitter: @hoy_corazon

profile

Mujer hoy

HoyCorazón

Así celebró Tana Rivera su mayoría de edad https://t.co/0ZxOJ0i5pp https://t.co/hEWL6g2Pm4 Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

La guardaespaldas de Iván Sánchez https://t.co/Fkz9sgRSRo https://t.co/HZ7BQlYLIV Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

El cambio del clan Kardashian que te dejará sin palabras https://t.co/O1NclNehC1 Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Buenos días, corazones! ¡A por el martes! Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Paz Padilla protagoniza una obtra de teatro. https://t.co/eoxkKsat9L Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Antonio Carmona recibe el alta y ya está en casa https://t.co/0PLuuLtw5E https://t.co/tSbngV6Qhh Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Las Pussycat Dolls integraban una "red de prostitución", según explica una de sus integrantes.… https://t.co/XAyobf1I4f Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

.@MileyCyrus confiesa que iba colocada en el videoclip de Wreaking Ball https://t.co/kZmJhuqnDY https://t.co/Nnt6uqK8GW Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Mayim Bialik sobre el caso #Weinstein: "Yo me visto modestamente. No flirteo con hombres" https://t.co/7NNdJ3QuAh https://t.co/nWAY46IjFW Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Shakira: "Piqué ha sido un dulce castigo del destino" https://t.co/wJPV6Ah2rY https://t.co/TaDxZmwIpL Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito