Sarah Brown, la esposa del nuevo primer ministro británico, Gordon Brown, es, según quienes la conocen, una persona muy distinta de su predecesora, Cherie Blair. Al despedirse ayer de los fotógrafos apostados frente a la que había sido durante diez años su residencia, la esposa de Tony Blair espetó en tono provocativo a la prensa mientras se subía a un automóvil: “No os vamos a echar de menos”.

En contraposición, la nueva inquilina del número 10 de Downing Street, saludaba nerviosa a los medios al lado de su marido, Gordon Brown, para desaparecer luego, cogida de la mano de éste, en el interior de la casa.

Es verdad que la abogada de derechos humanos Cherie Blair no lo ha tenido fácil con los medios de comunicación: en algunos círculos la presentaron desde el primer momento como una especie de manipuladora lady Macbeth. Pero Cherie no fue nunca ajena a la polémica, y así en el 2002 protagonizó un escándalo cuando se descubrió que había comprado dos pisos en Bristol gracias a los oficios de quien resultó ser un timador australiano, lo que la obligó a disculparse públicamente entre sollozos.

En otra ocasión tuvo también que presentar excusas tras haber intentado justificar a los terroristas suicidas palestinos porque, según ella, no les quedaba más esperanza que la de hacerse saltar por los aires, y más de una vez criticó en público la política de derechos humanos de su marido.

Los periódicos se han referido una y otra vez a Cherie Blair como una mujer interesada sobre todo por el dinero y en sacar provecho de su condición de esposa del "premier británico".

Durante una visita a un centro comercial australiano la invitaron a escoger algunos productos para la familia y, según recuerda hoy el diario "The Independent", ni corta ni perezosa, se llevó hasta sesenta y ocho mercancías.

Nadie espera que Sarah Brown, experta en relaciones públicas, vaya a comportarse de ese modo. Aunque Gordon Brown se ha referido a ella como el más importante entre sus asesores, nadie se imagina que trate de influir en la política del nuevo primer ministro o vaya a criticarle en público.

Se cree que se concentrará en la educación de los dos hijos varones, de tres años y once meses, que tiene la pareja además de dedicarse a causas benéficas. Sarah Brown lanzó una organización con fines benéficos dedicada a la infancia a raíz de la muerte, poco después de nacer, de la primera y única hija del matrimonio, Jennifer, en el 2002, drama que tuvo un fuerte impacto en la pareja.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

En el post de hoy la @bloguista_mh @Ines_Sainz nos cuenta su interés por la cosmética bio https://t.co/KtBMPXKF26 https://t.co/ufWKMJFDkS Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Los mejores #peinados de la historia de los #Oscars ¿cuál es tu favorito? https://t.co/xXVEfYBnJh https://t.co/vwGMFmd1sD Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Hoy, en #2MinutosModa by @marsaura... 'Air fit': en qué consiste el ejercicio de moda entre las famosas… https://t.co/kmUfQPc9wW Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Hoy te proponemos para comer: codillo asado con mandarinas y tomillo ¿te apetece? #Receta https://t.co/54wZLwpoxf Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¡Maravillosas! @DoloresRedondoM y Marta Etura en la portada de @Mujerhoy #ElGuardiánInvisible… https://t.co/hRyvj1EXis Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Instagram