Britney Spears no realizó 8 de 14 pruebas detección alcohol y drogas

La cantante estadounidense Britney Spears se saltó 8 de las 14 pruebas aleatorias para la detección de drogas y alcohol que le ordenó el juez como parte de la batalla judicial que mantiene con su ex marido Kevin Federline para la custodia de sus dos hijos. La pareja tiene dos hijos: Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de uno. El abogado de Federline, Mark Kaplan, denunció hoy en una vista ante un tribunal de Los Angeles, que en diversas ocasiones el juez del caso, Scott Gordon, reprendió a Spears por no responder a las llamadas para que se sometiera a los exámenes. "El señor Federline no quiere alejar a estos niños de la vida de Spears ¿pero qué hacemos al respecto?", se preguntó Kaplan en la sesión vespertina, informaron hoy fuentes judiciales. Por su parte, Anne Kiley, abogada de Spears, indicó que el procedimiento de llevar a cabo pruebas aleatorias es "inconstitucional", y que el hecho de que la cantante no responda a las llamadas para someterse a los test no indica que consuma drogas. A su vez, destacó el hecho de que la interprete sí había superado numerosas pruebas de forma satisfactoria. Por otro lado, Kiley subrayó que Spears cambia con frecuencia de número de teléfono, ya que numerosas veces han caído en las manos equivocadas. Por último, el juez Gordon indicó en la vista sobre el caso celebrado hoy que realizar una llamada a primera hora de la mañana no era "pedir mucho". "¡Lo que pasa es que usted no es una estrella del pop con un disco en el puesto número uno de ventas (´Blackout´)!", contestó Kiley. El último disco de Spears se encuentra, sin embargo, en el puesto número dos de la lista de éxitos en EEUU. En la actualidad, Spears debe someterse a las citadas pruebas dos veces a la semana y debe entregar una muestra de orina en las seis horas posteriores a recibir la llamada para realizar los test. En caso de que la cantante no se someta a una de las pruebas, el tribunal la considera no superada.