Cuba registra el tercer octubre más lluvioso del último siglo

Las intensas lluvias que han azotado a la región oriental de Cuba, primero a causa de un temporal y luego asociadas a la tormenta tropical "Noel", convirtieron al mes de octubre en el tercero más lluvioso del último siglo en este país. El ingeniero Luis Ernesto Cantero, director de Obras del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos de la isla, afirmó en declaraciones a la televisión local que las precipitaciones en el oriente "hace que octubre del 2007 sea el tercer octubre más lluvioso desde 1901 a nivel del territorio nacional". Según Cantero, los daños reportados en la región oriental en las últimas semanas, con los suelos saturados y graves pérdidas económicas, solo han sido superados en esa zona del país por los que en 1963 provocaron las lluvias del ciclón "Flora". Las precipitaciones de un frente asociado al huracán "Noel" continúan afectando el este del país, en particular a la provincia de Granma, donde según la prensa local hay más de 40.000 evacuados y más de un centenar de comunidades incomunicadas. Las autoridades de la provincia se vieron obligadas a trasladar a la mitad de los habitantes del municipio Río Cauto tras el desbordamiento del cauce del río homónimo, el más largo de la isla, que cubrió a más de 3.000 viviendas. El ingeniero Cantero precisó que en el caso específico de Granma, existen 43 obras hidráulicas, con una capacidad de 1.050 millones de metros cúbicos de agua, y se han desembalsado 1.103 millones de metros cúbicos de agua desde que comenzaron las lluvias en octubre. De no haber existido esta capacidad, precisó, los volúmenes vertidos hacia los ríos y arroyos granmenses hubieran sido el doble. En Cuba no se han reportado aún oficialmente heridos ni muertos desde el comienzo de las fuertes precipitaciones. "Noel", que entró en la isla como tormenta tropical el 30 de octubre y abandonó el territorio al día siguiente por las costas de Ciego de Ávila, dejó lluvias torrenciales en República Dominicana, Haití y Jamaica, donde provocó al menos 129 muertos, el desplazamiento de decenas de miles de personas y destruyó miles de viviendas.