Heather Mills McCartney acusa a los medios británicos de "difamarla"

La segunda esposa de Paul McCartney, Heather Mills, ha acusado a cierto sector de la prensa británica de "difamarla" y ha llegado a comparar el trato que le dispensan a ella con el que recibe Kate McCann y el que obtuvo en su día la propia Diana de Gales. En una entrevista concedida al canal británico ITV, la ex modelo, que se encuentra en pleno trámite de divorcio con el cantante, atacó a los medios por "empujarla a una situación límite" y llegó a hacer un llamamiento a la gente para que deje de comprar tabloides. Comparó el trato que recibe por parte de éstos con el acoso al que los periodistas sometieron a la princesa Diana y con el trato que recibe Kate McCann, la madre de Madeleine, la niña británica desaparecida en el Algarve portugués el 3 de mayo. "Mira lo que le están haciendo a los McCann. La mujer, y el pobre padre, han perdido a su hija. ¿Qué estamos haciendo como país?", indicó. "¿Y qué hicieron los paparazzi a Diana? La persiguieron y la mataron", agregó. Heather Mills McCartney reveló, además, que ha recibido "amenazas de muerte" y que ha estado "al borde del suicidio". "¿Qué hacemos como país comprando este tipo de periódicos (por los diarios sensacionalistas)? Hace falta forzar un cambio como país responsable", señaló la ex modelo. Mills McCartney fue más allá y aseguró que su plan era "cambiar la ley en el Parlamento Europeo". Recordó cómo algunos periódicos se había referido a ella como "una puta, cazadora de fortunas, fantasiosa, mentirosa, las cosas más dolorosas -dijo- y yo he permanecido callada por mi hija". "Nos han amenazado de muerte, he estado al borde del suicidio. Todo esto me disgusta muchísimo. La cobertura mediática hacia mí ha sido peor que la que le dan a un pederasta o a un asesino y yo no he hecho nada más que obras de beneficencia durante 20 años". Negó que los problemas que tiene con Paul McCartney en los trámites de divorcio estuvieran relacionados con la supuesta insistencia del cantante para que Heather firme una cláusula de silencio. "Esto es una estupidez. Puedo vender mi historia ahora mismo. Estoy intentando proteger a Paul y a nuestra hija. Lo estoy intentando y me están poniendo en una situación límite. Dieciocho meses de abusos, 4.400 artículos ofensivos", subrayó.