La estrella del pop Madonna y su marido, Guy Ritchie, reciben terapia para evitar la separación, tras continuos altercados a raíz de la adopción de su hijo David Banda en Malawi, afirmó el dominical británico “News of the World”.

Según amigos de la pareja, Madonna y Ritchie, que se casaron hace seis años, discuten cada vez que hablan, duermen en camas separadas y cada uno hace su vida, añade el rotativo. Al parecer, los dos -que residen en Londres- también tienen altercados por la personalidad dominante de la cantante.

El "News of the World" afirma que Madonna y Ritchie estarán pronto sin verse ya que ella tiene que viajar a Estados Unidos para grabar un nuevo álbum y él insiste en quedarse en el Reino Unido.

Amigos cercanos dijeron al dominical que los problemas empezaron hace un año, pero los peores momentos los vivieron hace un mes cuando Ritchie se negó a acompañar a su mujer a Malawi, donde visitó el lugar donde vivía David.

"Madonna estaba muy afectada porque Guy no viajó con ella a Malawi. Ella le llamó llorando por teléfono pero él no cambió de idea. Así es como se dieron cuenta de que su relación estaría terminada si no fuera por su hijo Rocco", añadió la fuente al rotativo. Además del bebé que adoptó, Madonna tiene otros dos hijos: Lourdes, de 10 años, y Rocco, de 6, este último fruto de su matrimonio con Guy Ritchie.