Padre de Nicole Kidman dice la actriz quedó marcada por acoso de "paparazzis"

Anthony Kidman, padre de la actriz Nicole Kidman, declaró hoy que su hija ha quedado marcada por la persecución a la que en 2005 la sometieron dos "paparazzis" en Sydney, y que desde entonces teme llevar a sus hijos en coche, informan los medios locales. Kidman hizo esas declaraciones ante el Tribunal Supremo de Nueva Gales del Sur, que juzga una demanda presentada contra un periódico local por uno de esos dos fotógrafos, Jamie Fawcett. Según el testimonio, la actriz le confesó sentirse trastornada cuando llegó a casa de sus padres el 23 de enero, después de ser perseguida en automóvil por Fawcett y su compañero, el también fotógrafo Ben McDonald. "Sentía una fuerte ansiedad", relató Anthony Kidman, que añadió que la artista le confesó: "Estoy muy trastornada, me ha asustado el viaje porque nos perseguían el señor Fawcett y su asociado". Agregó que su hija le comunicó que había estado a punto de sufrir un accidente debido al acoso automovilístico de los dos fotógrafos, algo también apuntado ayer por John Manning, representante de la actriz, que iba con ella en el coche cuando tuvo lugar el incidente. El padre de la actriz es uno de los testigos en el caso por la demanda presentada por Fawcett contra el rotativo "The Sun Herald", propiedad de la empresa Fairfax, que calificó a Fawcett como el fotógrafo "más odiado" de Sydney. El Tribunal Supremo de Nueva Gales del Sur ya determinó en septiembre pasado que el artículo publicado por el periódico era difamatorio, por lo que las actuales vistas deben de terminar si Fairfax debe pagar una compensación a Fawcett y, en ese caso, la cuantía de la misma. Para el próximo lunes se espera la comparecencia ante el tribunal de Nicole Kidman, que en 2005 demandó a Fawcett y a McDonald por supuesta violencia personal, argumentando que su constante presencia frente a la puerta de su residencia atentaba contra su libertad de movimientos. Los juzgados emitieron entonces una orden de restricción que obligaba a ambos periodistas a mantenerse por lo menos a veinte metros de distancia de la casa de la estrella, pero posteriormente fue retirada.