Regalos de altas cunas

  • Carlos de Inglaterra y su esposa, Camila, han recibido casi quinientos regalos, desde joyas hasta un yak vivo, en los viajes oficiales que han llevado a cabo desde el 2005, reveló la prensa británica.

La residencia oficial del príncipe de Gales, Clarence House, ha accedido a hacer pública una lista con los presentes tras las críticas de varios diputados por el secretismo de la Familia Real con respecto a los regalos recibidos, según el diario "Daily Express".

La pareja, que contrajo matrimonio en abril del 2005, ha recibido 456 regalos, entre los que destacan tres conjuntos de collar, pulsera y pendientes hechos de esmeraldas, rubíes y zafiros, respectivamente, y con los que la familia real saudí agasajó a Camila en marzo del 2006.

Precisamente fue el collar de rubíes, que Camila lució durante la visita oficial que realizó el pasado mes junto a Carlos a Estados Unidos, el desencadenante de la polémica sobre el secretismo de la familia real.

Aunque Clarence House ha rehusado hacer público el valor de los regalos, la prensa británica cree que puede alcanzar varios millones de libras, ya que sólo el collar de rubíes, que cuenta con 37 piedras preciosas, oscilaría entre los 1,5 y los 5 millones de libras, según qué periódico haga la estimación.

Las directrices de la familia real británica establecen que los regalos que sus miembros reciben durante las visitas oficiales pueden ser lucidos pero en ningún caso vendidos o intercambiados, al tiempo que deben registrarse para pasar a formar parte de la Colección de la Familia Real, regularmente expuesta al público.

Camila y Carlos recibieron dos sillas y dos equipos de montar a caballo del presidente de EEUU, George W. Bush, y su mujer, Laura, durante su visita al país norteamericano en el 2006. En sus tres primeros viajes oficiales, Camila recibió 99 regalos, entre ellos un broche de diamantes, varios collares y un par de pulseras de oro, así como un par de sandalias y una caja de madera que le regalaron en su visita a Egipto, en marzo del 2006.

Carlos fue obsequiado con un huevo de albatros en Nueva Zelanda y un yak vivo de Pakistán, que el heredero a la corona británica devolvió por las dimensiones del animal. Y esa lista va a crecer, ya que la pareja está actualmente de gira por cuatro estados del Golfo Pérsico donde, de momento, el rey de Bahrein ya les ha regalado una espada de oro.