La cámara de bolsillo más cara del mundo vale 336.000 euros

Una cámara fotográfica de bolsillo de la marca Leica, de una serie limitada creada en 1923, se vendió por 336.000 euros en una subasta de la galería WestLicht de Viena, el mayor precio pagado por un modelo de este tipo. El comprador es un coleccionista privado europeo que convirtió la Leica de color negro con número de producción 107 "en la cámara compacta más cara del mundo", según comunicó la galería tras la subasta el sábado. El diario "Kurier" informa hoy de que el modelo procedía de la "serie 0" de 21 aparatos experimentales creados para comprobar en el mercado la acogida de las cámara de pequeño formato. Otras características que han hecho aumentar su valor por su rareza es que fue la primera Leica jamás exportada, al ser enviada a Nueva York para inscribir el modelo en el registro de patentes. La galería WestLicht tiene además otro récord: el pasado mayo vendió en subasta la cámara fotográfica más cara del mundo por casi 600.000 euros, pagados por la primera fabricada comercialmente de la que se tiene constancia. Se trata de una pieza fabricada en 1839 por la firma parisiense Susse Fréres según el modelo daguerrotipo auténtico, precursor de la fotografía moderna.