La salud de Suharto experimenta una leve mejoría en las últimas 24 horas

La salud del ex presidente indonesio Suharto (1967-1998) ha experimentado una "ligera mejoría" en las últimas 24 horas, pero su estado sigue siendo grave, informó hoy uno de sus doctores del Hospital Pertamina de Yakarta. El jefe del equipo de especialistas que atiende al ex mandatario, Mardjo Soebiandono, explicó a la prensa presente en el centro sanitario que el paciente, de 86 años, está consciente, "pero sigue débil". Señaló que han conseguido reducir el volumen del líquido que inundaba sus pulmones con un intenso tratamiento de varias horas, lo que ha permitido una "ligera mejoría", pero han detectado algo de daño en el corazón. Suharto acudió de urgencia en el Hospital Pertamina el viernes pasado con anemia, edema, hipotensión y otros problemas menores. Una legión de más de cuarenta doctores le aplicó una diálisis al poco de ingresar, mientras trabajaban para controlar la presión sanguínea y elevar el nivel de hemoglobina en su sangre. A la mejoría experimentada los primeros días le sucedió una recaída ayer por el aumento de líquido en los pulmones, que le causaba complicaciones respiratorias, y la presencia de sangre en la orina y las heces, que condujo a un descenso de la cantidad de hemoglobina. Los seis hijos de Suharto se alternan desde el primer día al lado del general que durante 32 años gobernó con firmeza el país, a pesar de que sus médicos prohibieron ayer todas las visitas, debido a la recaída. La salud de Suharto, quien encabeza las listas de dirigentes más corruptos del Banco Mundial (BM) y de la organización Transparencia Internacional, comenzó a declinar tras la muerte de su esposa, en 1996, y dos años más tarde, después de dimitir, entró en un camino sin retorno, con embolias y hemorragias que le llevaron de urgencia al hospital cada tanto. El 31 de mayo de 2006, Suharto recibía el alta médica después de un mes ingresado en Pertamina por una hemorragia cuya contención requirió tres operaciones estomacales.