El Rey nació el 5 de enero de 1938 en Roma, donde residía la Familia Real, que había tenido que abandonar España al proclamarse la República en 1931. Hijo de Don Juan de Borbón y Battenberg, Conde de Barcelona y Jefe de la Casa Real española desde la renuncia de su padre el Rey Don Alfonso XIII, y Doña María de las Mercedes de Borbón y Orleáns, su nombre completo es Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias.

Llevó a cabo su formación fundamental en España por expreso deseo de su padre. Pisó su país por primera vez a los diez años, procedente de Portugal, donde residían los Condes de Barcelona desde 1946, en la villa atlántica de Estoril, y tras su etapa como alumno interno en el colegio de los Marianistas de la ciudad suiza de Friburgo.

Hizo el Bachillerato en el Instituto San Isidro de Madrid, y desde 1955 estudió en las Academias y Escuelas Militares de los tres Ejércitos, donde adquirió el grado de Oficial. Fue Guardiamarina en el buque escuela "Juan Sebastián Elcano", y obtuvo el título de piloto militar.

En 1960-61 completó su formación en la Universidad Complutense de Madrid, donde cursó estudios de Derecho Político e Internacional, Economía y Hacienda Pública. El 14 de mayo de 1962 se casó en Atenas con S.A.R. la Princesa Sofía de Grecia, primogénita de los Reyes Pablo I y Federica.

Tras su viaje de bodas, los Príncipes comenzaron a vivir en el Palacio de la Zarzuela, en los alrededores de Madrid, que sigue siendo hoy su residencia. En 1963, nació la primera de sus tres hijos, la Infanta Elena, dos años más tarde la Infanta Cristina y en 1968 el Príncipe Felipe.

Designado sucesor a la Jefatura del Estado en 1969, comenzó una etapa de actividades oficiales, viajes por España y visitas a países extranjeros. Fue proclamado Rey el 22 de noviembre de 1975, y pronunció en las Cortes su primer mensaje a la nación, en el que expresó las ideas básicas de su reinado: restablecer la democracia y ser el Rey de todos los españoles, sin excepción, según reza su perfil oficial en la página web de la casa Real.
Es muy aficionado a los deportes, sobre todo el esquí y la vela, a las motos y quienes le conocen alaban sus innatas dotes de relaciones públicas y sentido del humor.